domingo, 21 de agosto de 2011

Doctor, padezco "Chanelismo"

Algo me viene rondando y no solo es el aroma de Coco Mademoiselle en versión Huile Velours por le Corps (Aceite para el cuerpo pero en francés todo queda mejor).

Será que ya he comenzado a devorar los especiales moda O/I 2011-12 fantaseando con los looks de los próximos meses, será este declive en bolsa, será que presiento el mal de tierra firme que voy a padecer la semana próxima, será que sufro el síndrome del “quiero ese coche” y lo veo en todas parte...

Desde luego, la mosca del Chanel 2.55 me ha vuelto a picar y estoy dispuesta a medicarme.

Lo veo en otros bolsos que se asemejan, lo deseo en todos los colores, lo fotografío si me lo topo, cavilo a cerca del tamaño apropiado, autoreflexiono sobre la locura/crisis/ansiedad que me ha dado al estilo gripe viral y por si fuera poco, auténticas fans de la casa me hacen recordar que ellas ya se sacudieron el polvo haciendo gala del suyo.

Mi primera tentativa se saldo finalmente con otra pieza. La dependienta debió verme cara panoli (Si, lo estaba y mucho. Nada malo tiene reconocerlo más cuando existen pruebas evidentes de las “malas” compras de aquella época) para conseguir que me llevase aquel bolsín que acabaría engrosando la lista del “¿Cuando voy a ponerme esto?”.

La segunda, ocurrió en plena nueva eclosión del bolso como pieza entre habituales, mitómanas, jovenzuelas, fashionistas, usurpadoras de armarios maternos, celebrities, halla tesoros vintage, falsificaciones de calado del Todo a 100 PTS hasta 100€….. Al punto de acabar borracha y con una mala resaca tachando la compra de la lista.

A la tercera, llegará la vencida, más ahora que comentan su revalorización siendo la única pieza que se cotiza al alta desde su aparición en el mercado en 1955, consiguiendo curar el mal.


¿Sanaré?

Indecisa como soy para algunas cosas, me persigue, aparece.

Su versión mini con estampado es tan coqueta como ensoñadora…..y poco útil. Una cosa es haber abandonado el book como animal de compañía y otra es querer pasar la vida haciendo del bolso un tetris con los básicos sin los que no puedo salir de casa.

También en formato reducido esta vez en referencia al clásico en piel acolchada con el cierre dorado, casi idéntico al original y primigenio diseñado por Coco Chanel.

Las más adictas a la firma lucen hasta funda para IPhone, aunque sea de trolex, de manera que no desentone lo más mínimo.

Y es que si no me hago con él temo llegar al punto de Carmen Duerto que customizó su cámara de fotos con una pegatina de la doble C, la misma con la que inmortalizó Kart Lagerfeld en la presentación de la firma celebrada en Rusia, quedándose más ancha que pancha.


¿Antojo de nueva temporada, fiebre veraniega o vuelta al cole reequipada?

6 comentarios:

Violet Dreams dijo...

Si fuese tu doctora te recomendaría hacer frente a esta crisis que puede desencadenar en algo peor, dándote un caprichazo en la tienda de la doble C.
Y no se como fueron esas compras anteriores, pero si de verdad son un "y cuando me pongo yo esto" tal vez deberías plantearte si en un futuro le darás uso o si se morirá de asco en tu armario. Podrías revenderlo, te sacas unas perrillas y te das otro lujazo.


Espero que tu gripe sane pronto Mayte!

xx
B

Kate dijo...

Yo no se que medicina recomendarte ya que yo tengo el mismo sindrome que tú. Necesito el 2.55 y los Pigalle de Loubitin, mi ansia crece pero... tendrán que esperar.

Kate

cool hunter dijo...

lo adoro... es el bolso perfecto! es una locura, cualquiera desearía tenerlo en su armario... si no fuese por su elevado precio! besos
spanishcoolhunterb.

Mayte de la Iglesia dijo...

Cool Hunter: Locurassssss!!! Que bonitas son y que bien quedan con toda...jajajajaj

Kate: me consuela ver que no soy la única con la enfermedad...jejejjeje

Violet Dreams: Es muy buen recurso ese de revenderlo.... pero se que luego me arrepentire. Como este verano pensando me voy a poner tal vestido que había regalado a una amiga....jajaj...mi cara cuando la vi!! Ya ni me acordaba!! Ains!!

GRACIAS POR VUESTRAS TERAPIAS.
bs
MAYTE

Maite dijo...

Yo vendería los "y cuando me pongo esto" e invertiría en tu capricho, aunque siempre lo puedes alquilar durante unos días para hacerte a la idea de que si o si lo utilizarás mucho!

Anónimo dijo...

Algun dia será tb miooooo
Mi tesoroooo!!!

Eva