sábado, 7 de marzo de 2015

Manish Arora SS15, verano viajero y sideral.

Por José Luis Maseda.

Cuando el diseñador de origen indio Manish Arora presenta una nueva colección, no se pueden tener ideas preconcebidas porque lo que surge de su creativa cabeza siempre es un festival de colorido y excentricidad bien estudiada. Y lo que propuso para esta primavera que llega no fue ninguna excepción.

¿Quieres ver más?






Desde New Delhi y pasando por Hong Kong y Londres hasta llegar a su primera fashion week parisina en 2007, Arora es en sí mismo un cóctel explosivo de culturas diferentes y de experiencias viajeras, con lo que no es de extrañar que aproveche toda esa inherente mezcla para dar rienda suelta a su imaginación en cuanto se pone a crear moda.


La mujer que imagina para su colección tiene un espíritu viajero que más allá de los florales paisajes empolvados que estampan las prendas, la llevan hasta el espacio sideral, en un contexto algo astronauta que ratifica una vez más lo dicho antes, que Arora es de todo menos predecible.




Con varias capas que provocan efectos 3D y diversas texturas en las que se integran los fabulosos bordados artesanos que siempre implica (su origen indio tiene que salir por algún sitio), algunas prendas producen la sensación de estar presenciando hipnóticos hologramas.
Un caleidoscopio lunar de abalorios y perlas reflectantes que te pilla desprevenido, porque aparecen también escondidas en pliegues o bajo capas de nylon translúcido y punto tejido, entre tonos pasteles como el melocotón, el rosa, el celeste o el verde anís.



Por si te quedan dudas del momento alucinógeno, aparecen en lúrex estampados algunas de las deidades de la mitología hindú para que pienses que si el nirvana no está cerca, al menos sí lo está la euforia de tus sentidos estimulados.
Líneas fluidas y orientales por un lado, y radicalmente deportivas por otro se completan por gorras y tocados al más puro estilo baño vintage, y también con cyber sandalias de gladiador en pvc, o joyas en plexiglass trabajado con láser. El futuro y el pasado, el viaje en el tiempo.


Manish Arora aprovechó también la ocasión para inaugurar su primera boutique flagship y para ello eligió París, donde su colorido es más que bienvenido (será por el gris del cielo). Después del éxito con su corner en las famosas Galeries Lafayette, Manish Arora se instala en el 5 de la rue Rouget-de-l’Isle, entre las Tuileries y la exquisita calle Saint-Honoré con un espacio que es como su propio universo, un petardazo de color que estuvo a cargo del gabinete de arquitectura italo-parisino Riccardo Haiat, especializado en boutiques de lujo, y en el que además de la tienda, se integra su showroom.


Yo no fumo nada, pero con tal euforia visual pienso que después de lo visto la sensación debe ser idéntica. No entiendo nada, pero me encanta. Necesitamos más subidones Arora.

  

2 comentarios:

Cheska dijo...

Me encanta, me encanta, me encantaaaaa, una colección preciosa llena de color, al abordaje pirata!!!
Et....merci :)

Maite dijo...

De los pasteles del desfile a la explosión de color en la tienda...madre mía!