miércoles, 12 de diciembre de 2012

Más falso que un billete de 3€


Hoy 12 del 12 del 12 se rinde homenaje al producto más famoso creado por René Lacoste en el día previo a su 80 aniversario con el relanzamiento de su página web y un guiño a un futuro en el que la tecnología no tiene límites dándonos la oportunidad de transformar el popular polo fabricado en piqué, de nombre L.12.12 (por eso la fecha de hoy), a nuestro antojo.

La pieza que desde los años 70, y sobre todo en los 80, causó furor como estandarte del chico bien ha sido uno de los iconos en cuestiones de moda replicado hasta la saciedad.

Siempre recordaré de mi época infantil como durante el verano, en el club de tenis, nos peleábamos comentando si el polo de uno u otro era verdadero o falso, si era de los buenos, de los que se fabricaban en Francia porque los había traído quien sabe quien, o bien llegaban desde el chinatown neoyorquino, o lo que era aún peor, se rumoreaba que algunos eran polos mercadilleros con cocodrilos recosidos tras ser rescatados de antiguas prendas que habían pasado a mejor vida. 


Sea como fuera la cosa, a mi todos se me antojaban similares, casi iguales, los buenos, los malos y los que no acabamos nunca de saber si los cotilleos del recosido eran ciertos o solo una leyenda urbana.

Más tarde la era de la falsificación nos atrapó y de pronto aquello que era una rareza, una ganga (a los ojos del que compraba la pieza, claro), un ejemplar extraído de vete tú a saber dónde creado para dar el palo visual, comenzaron a proliferar a montones. En las paradas de los mercadillos, en plena calle, en los chiringuitos playeros.... hasta se ha llegado a dudar de la procedencia de según qué material adquirido en tiendas oficiales de la marca por aquello de estar fabricado en España, pero no, no se alerten, esto es debido a que parte de la producción sale desde nuestro país con todos los derechos y estándares de calidad exigidos desde una de las sedes de fabricación oficiales con quien la firma tiene un acuerdo de licencia para la fabricación.
  
Para entonces las claves de la falsificación consistía en cocodrilos que semejaban haber mutado en cualquier bicho de la familia de los reptiles, además, a tamaños como si se hubiesen engullido un elefante. Por no hablar de aquellos que era una deformidad en toda su más variada fisionomía y ni qué decir del etiquetado que decía: "Diseñado en Francia. Confeccionado... ¡¡en Honolulú!!"


El caso ha sido que este año, sin importarme lo más mínimo si esto o lo otro son las claves de la autenticidad he ido a dar de manera casual con dos elementos a tener en cuenta, sobre todo si os dedicáis a las compras a través de internet en pujas o segunda mano.

A tener en cuenta:
1- Los botones jamás van serigrafiados con la palabra Lacoste.
2- El cocodrilo no debe estar cosido sobre la propia prenda. La marca se distingue por haber creado una máquina patentada en exclusiva para ellos que permite coser el "bicho" sobre el tejido sin dejar pespunteado alguno por la parte posterior. 

Dos claves muy simples para dar con la buena pieza.


Otro gran mito expuesto a millones de falsificaciones es el 2.55 de Chanel.
Síiiiii, el bolso que me quita el sueño y que comienzo a aborrecer con tanta copia por ahí pululando. Hasta en algunos blogs de moda aparece en su versión hermanastra de otro padre y lo reseñan como si fuese un auténtico cuando de sobra saben que no es de la familia. ¡¡Hay que tener valor!!

Saber de su autenticidad es tan simple como comprarlo en una de sus tiendas. Ni más ni menos. Cualquier otro producto no adquirido en uno de sus espacios tiene todos los puntos para ser una falsificación, por muy bien hecho que esté, fabricado en piel, lo entreguen hasta con funda de gamuza impresa con la doble C.... y blablablablal....

La marca pasa del negocio on line (por el momento) y es que comprarse un Chanel ha de ser una apuesta (una pequeña gran inversión también) con experiencia de compra adjunta al bolso: sus dependientas refunfuñonas, envasado en su correspondiente caja que fuera detallará de qué modelo se trata, las impecables bolsas de papel blanquinegras selladas con lazos y camelias, y por su puesto pasear la bolsa por la ciudad aunque llevemos unos pintauñas (ninguna bolsa causa tanta curiosidad como una de la firma). Detalles que quedaría en otro plano muy diferente si se extrapolase a la compra desde casa a través de un ordenador. 


Por eso te va a tocar ir hasta su tienda y pagar su precio si de verdad quieres poseerlo.

Pero ¿Qué hay del mercado vintage? Una opción más económica, también apta para aquella personas que no llevan un modelo en mente sino van a la búsqueda de pequeños tesoros, grandes rarezas, es rebuscar entre las mejores tiendas de ropa y complementos antiguos. Cuando digo las mejores, es sencillo queremos evitar que no nos den gato por libre con falsificaciones añejas, ya que este bolso y sus réplicas llevan suficiente tiempo en el mercado como para tener su propia línea de vintage fakes.

Algunos consejillos para no arrepentiros de la compra e inversión por este bolso. No olvidemos que cotiza y siempre al alza:


1- Busca el número de serie en el interior. Deben ser 7 u 8 dígitos y además coincidirán con los números que aparecen en la tarjeta de autenticidad que acompaña todos los bolsos. 
2- Dicha tarjeta es de plástico, siempre será de color negro y con las letras y adornos en dorado. 
3- El material con el que está confeccionado el bolso, si se trata de uno de piel, será piel de ternero, nunca de cordero. 
4- Al tanto con las partes metálicas del bolso. Comienza con un examen a las dobles C entrecruzadas. La de la derecha cruza por encima en la parte superior, y por debajo en la inferior, y la de la izquierda a la inversa (en la primera imagen lo podréis ver a la perfección). Y recordad, son de metal, no de plasticucho (pvc) cromado.
5- El interior está forrado en color rojo granate con un bolsillo lateral, ¿para guardar cartas de amor como dice la leyenda? Mejor y más práctico a día de hoy pensar en las llaves de casa.
6- En la parte trasera exterior encontraremos otro bolsillo. Dicen que para el dinero (si no vives en ninguna gran ciudad) y sus dimensiones serán un gran delator de la autenticidad de la pieza.

Por último, fíjate en detalles generales como el cosido del acolchado, los acabados en esquinas y la horma o tapa, las cuales han de ser simétricas.
¡¡Y ya está!! Si el bolso guarda estas normas, tenemos permiso para desenfundar la tarjeta.


Pasiones más recientes son las que causan las suelas rojas de Christian Louboutin.
Tal es el caso que si googleais "Louboutins nice price" os aparecerán cientos de páginas las cuales aseguran vender producto original, algunas de ellas incluso se nutren de imágenes auténticas para dar mayor veracidad al calzado que comercializan, con envíos a todo el mundo (cuando la casa hasta hace poco tenía países que no cubría, como era el caso de España). Como os podéis imaginar el chasco será infinito cuando recibáis un zapato de pésima calidad, malos acabados y que para colmo siempre guardará un delator a cerca de su estatus como producto falsificado de manera indefinida.
Por no hablar de esa tendencia que viene siendo norma entre los falsificadores de inventarse producto inexistente creando frankensteins compuestos por partes de diversos modelos. 

Puede que ante unas inexpertas sobre los suela roja (por ejemplo yo hasta la semana pasada) podáis fardar de zapatacos, pero una seguidora acérrima os sacará los colores.... los de la cara.
Para ello, nada como preguntar a Estefanía de Con 2 Tacones, quien los detecta a millas. Tiene fichados hasta a personajes relevantes del panorama nacional quienes se atreven con piezas falsificadas y tan contentas.


Otro caso a tener en cuenta son las ventas de segunda mano a través de páginas con la excusa del "no los uso" o "no son mi talla" se deshacen de zapatos que revenden a un precio más elevado del que pagaron, tal vez sean incluso los propios fabricantes de las réplicas, haciéndose pasar por un alma caritativa desprendiéndose de sus supuestos Louboutin con el consecuente negocio.

Señoras, señores también, tan solo webs de ventas como la oficial de la casa, en Ekseption o Net-a-Porter encontraréis calzado auténtico de la marca. Si queréis rastrear la red en busca de alguna ganga lo mejor es recurrir a outlets fiables como The Outnet, donde podréis haceros con modelos de temporadas anteriores o pares sueltos prodecentes de su hermana mayor Net-a-Porter.


Y si por el motivo que sea os un topáis con un zapato de reventa que tiene todas las de ser un auténtico, tan solo un detalle a tener en cuenta. Ningún zapato de la firma ya utilizado mantiene la suela roja intacta al tratarse un proceso de lacado sobre cuero que lo hace relativamente frágil al uso. La pisada más cautelosa en cuanto pone un pie en la calle hace que comience su orgulloso deterioro. Si ese zapato usado mantiene todo su esplendor en la zona de contacto con el suelo una vez utilizado, está claro, se trata de plástico rojo, y por lo tanto es una copia.

Esta sí, esta no..... 
Stop Falsificaciones

10 comentarios:

Kas and Blue dijo...

Un post genial!!!
Como siempre un gustazo leerte! Cuanta razon tienes...!
Falsificaciones NO! :)

www.standon12cm.com

xoxoxox

mentalhesitation dijo...

GEnial el post, aprendiendo trucos nuevos para no caer en los fakes...no hay nada peor que llevar algo fake eh??para eso mejor llevar algo bueno tb pero que no sea de marca...
UN besazo!
Yo he visto cada fake de los Lacoste de OMG!!!!!!!jajjaja

Maite dijo...

Todo un máster en falsificaciones, jeje. Yo si no puedo permitírmelo no me lo compro, así de sencillo.

JLM de Paris dijo...

Que buen resumen y consejillos.
Si te cuento yo mis experiencias falsificaciones vividas en Shanghai y Beijing, nos estamos riendo de aquí a Nochevieja! ;-)

Cheska dijo...

Que buen post Mayte! totalmente de acuerdo pero fijate yo alucino con el atrevimiento de algunas chicas de presentarse encima a eventos de moda con falsificaciones como si no se notasen, eso si que es un delito! te invitan porque se supone que estas vinculada al mundo de la moda y que ante todo defiendes la autenticidad de la marca y te presentas con un....sabe Dios qué, ¡ manda hue.....!
perdón :)

Bss
vistetedeseda.blogspot.com

agen tricajus makassar dijo...

que bonitos :)

Rosa dijo...

Te ha faltado el Speedy, ha llegado un punto tal de verlo por las calles que hasta los auténticos me parecen falsos.

pesan trica jus dijo...

model sepatu terbaik seperti ini yang banyak di cari orang

Audrey_Rocks dijo...

Por un post de Maseda explicando las aventuras en Shangai!! Porfis porfis!! ;)

Si me toca la lotería, te juro que me compro un 2.55 y en la tienda. Hasta ese momento, tocará esperar.. me parecen súper interesantes este tipo de posts!

Un besazo!!

Mayte de la Iglesia dijo...

Kas & Blue: Gracias!! Nuca entenderé el valor de lucir una falsificación.

Mental Hesitation: Yo de lacoste hacía siglos que no veía, al menos por la calle, pero creo que retorna.

Maite: Opino lo mismo.

JLM y Cheska: Es popular la petición!! Cuenta, cuenta!!

Agen: El qué??

Rosa: Para un próximo post. Voy a ver si la marca me pasa el código de autenticidad.

Pesan: He de estudiar turco?? jejjej

Audrey: Es que si no... vaya tontería, no? Yo creo que llevar una falsificación no quita el ansia de poseer un producto que te gusta con lo cual sigues con las mismas.. no?

GRACIAS POR LOS COMENTARIOS.
Mayte