sábado, 24 de marzo de 2012

Colette, los 15 y el Carnaval

Por José Luis Maseda.

Según la tradición popular, cumplir quince años hasta hace poco se decía que era cosa de niñas bonitas.

Colette, la chic boutique parisina lo es y mucho, porque además los acaba de cumplir.
 


El concept store fundado por Colette Rousseaux y su hija Sarah Lerfel, reina desde el 18 de marzo de 1997 en el número 213 de la sofisticada rue Saint-Honoré, convirtiendo el shopping en una experiencia exclusiva ante el titánico despliegue de objetos de vanguardia que engloban diseño, moda, perfume, música, edición, belleza y altas tecnologías.


Para celebrarlo, y para seguir siendo fieles a la reputación de la tienda, el fin de semana del 10 y 11 de marzo, se montó un evento a lo grande. Muy grande. Bajo el nombre de “Colette Carnaval”.


En el imparable marco de los Jardines de las Tullerías, anexos al Louvre, bajo un muy parisino cielo gris y con la colaboración de marcas como CarvenKenzo o Comme des Garçons (entre muchas otras), Colette levantó una gigantesca carpa que, visto el éxito de cualquier convocatoria moda en esta ciudad y el hecho de que la entrada fuese gratuita, acogió a unas 20.000 personas los dos días.

La cantidad de gente fue aritméticamente proporcional a las horas de espera en la cola antes de poder entrar, y la sensación preagorafobia una vez dentro.



Presentado como si fuese una feria tradicional, los 120 stands que cada firma regentaba formaban realmente un carnaval multicolor de ideas, sorpresas o actividades para todos los públicos, desde los más pequeños hasta sus propios abuelos.

Talleres de dibujo, fotografía o cómo crear tu propia piñata, cursos de danza o hula-hoops que brillan en la oscuridad, puesto de venta de besos, cabañas de tiro, pesca de patitos de colores (genial idea de la marca de moda infantil Petit Bateau para los más chicos), tatuajes instantáneos y efímeros, roller skate, mesas de ping-pong, hamburguesas del legendario restaurante Le Camion Qui Fume, revistas de gastronomía de diseño y hasta nail bars para salir con la manicura de la última fashion week.





Deduzco que el stand de la propia tienda de Colette consiguió amortizar en parte el mega evento al vender en grandes cantidades globos, camisetas y cubiertas para iPhones con el logo del Carnaval, que fue creado por el artista neoyorkino Darcel. Ese mismo artista expone durante todo el mes de marzo en la propia tienda de la calle Saint-Honoré una colección de retratos-ilustraciones de personalidades de la moda, música y diseño, que me parecen rotundamente ingeniosas y que, por supuesto, puedes adquirir.
 
Ir de compras no es un capricho, es una estimulante satisfacción si se hace de la mano de Colette.

4 comentarios:

mamaartista dijo...

GENIALES LAS FOTOS:)

mamaartist.blogspot.com

La Condesa dijo...

A mi me hubiera hecho muy feliz asistir al taller de piñatas. Muy.

Mayte dijo...

jajajjjaja Condesaaaaaaa...que te veo venir!!!

Mamaartista: y el post.... si es que este becario....se merece ascender!! jejejjej

GRACIAS JOSE LUIS POR TUS POSTS.
GRACIAS POR LOS COMENTARIOS CHICAS.

bs
Mayte

Maite dijo...

Que maravilla todos los gadgets que tienen en la tienda! Y que divertidas las ilustraciones.