sábado, 31 de diciembre de 2011

Modelo real y realmente modelo


Si tuviese que comparar mi dedicación al mundo de la moda con por ejemplo el de la Medicina, mi vocación hubiese hecho que me dedicase apasionadamente a esos largos años de estudio general tocando diversas (incontables) materias, para terminar probablemente o sin ningún tipo de dudas escogiendo la especialidad del modelling, o lo que es lo mismo: las modelos.



Y es que ya desde la antigüedad histórica, la figura del (la) modelo está presente, como se nos demuestra en la mitología griega, en la que las musas eran nueve bellas diosas que inspiraban las artes y las ciencias.
CalíopeClíoEratoEuterpeMelpómenePolimniaTalíaTerpsícore y Urania se vieron a lo largo de los años suplantadas por desconocidas que iluminaron a los artistas, como la bella anónima que inspiraría la Venus de Milo, o la Gioconda, o las Tres Gracias de Rubens, mujeres icono con las que hemos podido percibir los diferentes cambios en cuanto a criterios de belleza se refiere y según los períodos en los que la sociedad humana evoluciona.



Y como bien te puedes imaginar estas musas, estandarte de los cánones de belleza, están representadas en nuestra actualidad por las modelos.  Mujeres que se salen de la media por sus características físicas extremas (quizás demasiado altas, quizás demasiado delgadas, quizás demasiado bellas), pero que establecen una norma estética de referencia convertida en una profesión muy seria.
 
Dejando a un lado todo lo que podría contarte sobre el tema, me gustaría matizar algo en cuanto a vocabulario modelling se refiere. Hay modelos. Hay supermodelos. Y hay top models. Y hay mucha gente que lo confunde todo y no debería ser así. Top models han habido (pretérito perfecto) unas pocas y fueron aquellas que consiguieron instaurar esa palabra y esa profesión en la mentalidad colectiva (Claudias, Naomis, Lindas y demás).
Supermodelos son aquellas que, llegando a hacerse con un importante nombre en el medio, no dejas de verlas por su capacidad de reinventarse sucesivamente y aparecer en megacampañas, desfiles y vídeos sin llegar a cansar. Son muy conocidas, pero solamente por los profesionales, y ya no tanto por el gran público.
Y modelos son aquellas que logrando alcanzar una determinada reputación profesional o no, consiguen vivir de su trabajo.
Niñas monas son todas las demás.
  

A pesar del concepto que se pueda tener en general, considero que se trata de un trabajo duro y no por la dificultad en sí mismo, sino por las condiciones psicológicas en las que se desarrolla la tarea, puesto que en general la juventud de las protagonistas no las ha preparado al (apasionante) mundo de locos que es la moda. Soledad, desplazamientos, competitividad, gente desconocida frecuentemente ingrata y de poco tacto o diplomacia y horas de sueño por recuperar. No hay mucha diferencia entre el resto de empleos.
Pero si se consigue, el lado positivo brilla más que en muchos otros. Y con un poco de perseverancia y estabilidad tanto física como mental, muchas de esas niñas monas se convierten en modelo, y algunas de ellas llegan a supermodelo. 

Aunque dicha profesión sea mayoritariamente femenina, también existen por supuesto los supermodelos masculinos (David Gandy, o Jon Kortajarena por ejemplo) o incluso los “ángeles” (seres asexuados, como Andrej Pejic), pero eso sería otro tema.
Lo inquietante, y a pesar de que siempre seguirán existiendo mujeres como Gisèle Bundchen (que vuelve ahora con fuerza en campañas para Versace, Givenchy y Ferragamo) es que la sociedad sigue evolucionando, y las “musas” debido a las nuevas tecnologías podrían llegar a tener los días contados.
Hace tiempo el gran Alexander McQueen cerró uno de sus desfiles con un onírico holograma de Kate Moss, que no estaba presente en el show.
Así le siguieron Viktor & Rolf cuando para su colección de primavera del 2009 presentaron un desfile online en el que todas las salidas eran exclusivamente para la única modelo, la canadiense Shalom Harlow, que se cruzaba una y otra vez consigo misma sobre la pasarela y que salía clonada varias veces en el momento de los aplausos finales. Dos jornadas de catorce horas sobre tacones bien valían un masajista y pedicura que los diseñadores holandeses habían previsto para la modelo durante el rodaje.
 
Después, polémica servida con dos websites, una la de Looklet y la otra la de la firma sueca H&M, en las que puedes dar rienda suelta a tu talento de estilista probando colecciones a una modelo (versión hombre también) perfectamente creada y proporcionada gráficamente y cuyo rostro, color de piel o pelo puedes elegir a tu antojo. Divertido, pero quizás poco realista, de ahí la irritación provocada.



Volviendo a los desfiles, recientemente la marca Diesel alternó modelos con hologramas en una de sus presentaciones, pero la palma se la llevó la casa británica Burberry cuando en la ciudad china de Beijing (Pekín) asombró con un mágico desfile en el que todos los modelos (ellos y ellas) se duplicaban, desparecían, se evaporaban o volvían a surgir inmediatamente sin que pudieses llegar a percibir quienes formaban parte de los únicos seis seres humanos reales y quienes no. Impacto total.
 
Y entonces me pregunto si el uso y el abuso de la tecnología digital (y no hablo de los retoques fotográficos) podría aportar algún beneficio a la moda, sabiendo que por un lado un desfile como el ya citado con Shalom Harlow engendra un mínimo de gastos (ninguna producción de evento, nada de listas de invitados, decorados, música, luces, prensa, casting, estrés, etc), pero por otro lado un mínimo de interés, al privarnos de la atmósfera especial de un desfile, las invitaciones, los invitados, la prensa, los flashes, las new faces, lo imprevisto de la belleza en directo y demás.
 
 
Lo dicho, siempre ha habido modelos a lo largo de los siglos, pero ¿te parece que la modelo podría pasar a la Historia?

8 comentarios:

Francesc Balaguer dijo...

Fantástico post, tienes un buen blog, te sigo!!! Happy new year!!!

Salut Francesc

mentalhesitation dijo...

Ese holograma de Kate, el desfile de Shalom el último de KAte MOss con el rollo de los ascensores...todas esas cosas, y algunas fotografías de moda..hacen que ese mundo al que te dedicas nos haga soñar cada dia!
UN besazo Mayte, y FEliz 2012!

L. dijo...

pues yo creo que no. todas estas cosas nuevas estan bien para proporcionar un poco de espectaculo pero no hay que olvidar que al fin y al cabo lo importante de un desfile es la ropa que se presenta, y la mejoo manera de apreciar su movimiento y su textura es portandola personas reales.
muy interesante tu post, jajaja
un beso y feliz año!

De punta en blanco dijo...

…………………….▲
…………………..☼☼
……………… …*•♥•*
………………..*♥♀ ♂♥*
………………*♥•►◄••♥*
…………… *♥☺▬♥▬☺♥*
………….*♥•♥▬#♠♥▬♥*♥*
…………*♥♫♥▬♫♥ ♥♫▬♥♫*
……..*♥☺♥☺♥♫*♣♥♫♥☺♥♥*
…..*♥♥♣♫♥♣♥☺♥♫♥☺♥♫♣♥♥*
….*♥♥☺♣♥♫♥♫♥☺♥♫ ♥♣☺♥♥*
…………………….▓█
…………………….▓█
...….………….๑۩۞۩๑

FELIZ AÑO NUEVOOOOOO!! BESOSSS

Álvaro dijo...

interesante reflexión. Yo personalmente creo que estamos en una etapa de transito, de evolución. Eso hará que las profesiones se redefinan, no que desaparezcan. Yo creo que las modelos no desaparecerán pero quizás su trabajo sea distinto con la tecnología 2.0 ;)

Maite dijo...

Los diseñadores seguirán innovando para presentar sus colecciones pero las modelos no desaparecerán, nadie mejor que ellas para poder lucir y enseñar la ropa. Y está claro que las tops models no han pasado a la historia sino que han hecho historia!

Mayte de la Iglesia dijo...

TAN SOLO RECORDAR QUE LOS SÁBADOS Y SIEMPRE QUE VEAÍS ESTA CABECERA, YA FAMILIAR, LOS POSTS ESTÁN FIRMADOS POR JOSE LUIS MASEDA. NUESTRO REDACTOR DESDE PARÍS.

Francesc: Gracias!! Tengo una pluma para los sábados que es más que maravillosa.

Mental hesitation: yo creo que es una forma de seguir innovando. En patrones, formas y tendencias no hay nada de nuevo....pero las puestas en escena, materiales y tecnología sin duda la moda tiene mucho que aportar.

L: Yo también lo pienso. Por suerte y en estos tiempos de crisis y reajustes, tal vez cuenten con menores presupuestos pero la creatividad sigue al 100% multiplicada por 1000.

De Punta en Blanco: Gracias!! Igualmente.

Álvaro: Seguro que es así!! La tecnología nos aportará una nueva visión de espectaculo que además como consumidores on line nos ayuda a conocer mejor el producto.

Maite: Sin duda. Caminando hacia adelante. El mundo Top Model fue un hito que siempre nos recoradará la época dorada de la moda.

GRACIAS POR VUESTROS COMENTARIOS.
ESPERO QUE JOSELUÍS TAMBIEN NOS COMENTE SUS OPINIONES!!
BS
MAYTE

JL de París dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios!
Yo tampoco creo que la profesión de modelo desaparezca, siempre y cuando siga existiendo el ser humano y sigamos teniendo ojos... ;-)
Pero me gustan los debates, así que, que evolucione, por supuesto, y no solamente ya en criterios estéticos o manera de caminar y posar. A ver cómo nos sorprenden!