sábado, 10 de diciembre de 2011

Hussein Chalayan, récits de mode


Después de una primera prolongación, el museo de Artes Decorativas de París concluye este 11 de diciembre la invitación destinada al creador Hussein Chalayan, con su exposición Récits de Mode (Historias de moda), a la que quiero invitarte a través de estas líneas.

Nacido en Nicosia (Chipre), y después de haber finalizado sus estudios entre su país y Londres, donde se diplomó en 1993 en la Central Saint Martins College, Hussein Chalayan se ha convertido en uno de los creativos de moda más innovadores y visionarios de su época.

El recorrido profesional del chipriota  transcurre desde hace diecisiete años a medio camino entre la experimentación y lo conceptual, situándose entre la moda, la arquitectura y el diseño, y desde sus inicios, su obra se somete a un rigor intelectual y a un perfeccionismo técnico que le lleva a combatir radicalmente los estereotipos de la moda.

Por ello, el museo parisino le quiso dedicar desde el verano pasado una retrospectiva en la que se muestra el desafío de Chalayan en cuanto a su relación con la moda y los diversos medios que explora, como pueden ser la escultura, el mobiliario o la imagen videográfica.

Como una gran mayoría de personas en esta ciudad, tuve la brillante idea de visitar esta impresionante exposición en un día gris y lluvioso, con lo que la fila de espera al exterior del museo, inscrito en el Louvre, era igual de impresionante. Paraguas, paciencia y por fin, dentro.

Presentada dentro de un marco depurado pero con un toque sutilmente siniestro, y ambientada con cierta música experimental extraída de sus desfiles (o quizás como me pareció, de los fondos abisales), la escenografía de la exposición logra recrear la fashion-filosofía de Hussein Chalayan, alternando perfectamente instalaciones, bocetos, prendas y proyecciones.

Desde la introducción a la visita arropada por uno de los modelos de su primera colección “Buried Dresses” (que enterró durante tres meses antes de presentarla y cuyo resultado fueron vestidos únicos transformados por la oxidación y la alteración natural de los tejidos), hasta los propios maniquís simulando realizar ellos mismos la puesta en escena (limpiando o pintando el decorado), el recorrido por la sala te permite respirar la atmósfera tan especial del diseñador, mientras puedes ir consultando en la tan didáctica e individual “Aide à la Visite” (ayuda en la visita) el concepto, desarrollo y finalidad de cada una de sus colecciones, en las que mezcla aleatoria pero concienzudamente la actualidad política y social, la poesía, la naturaleza y la tecnología quebrando las barreras entre todas ellas. Fascinante.

Si no has podido visitar la exposición, date prisa, no queda mucho tiempo.

P.D: Con serios problemas para actualizar por falta de conexión espero poder subir en breve las imágenes que acompañan el post y contestar vuestros comentarios.
Disfrutad del puente.  

3 comentarios:

L. dijo...

jopeee no podré ir :(
descubri a este diseñador a principios de curso, cuando lo emnciono un profesor en clase e ivestigue sobre el. me gustaria muchisimo pder ir pero que le vamos a hacer... me conformaré con tus fotos :)

mentalhesitation dijo...

No puedo ir!aggggggggggggg! yo sin puente...y con pésima conexión también jajaj!
bsos

Maite dijo...

Estuve hace un par de semanas pero hubiera necesitado más días con tantas cosas por ver, una lástima. Un poco siniestros si que son los maniquies ups