martes, 23 de septiembre de 2014

MBFW Madrid SS15


Otra temporada más de desfiles que se cumple en esta edición nueva de MBFW Madrid y un montón más de experiencias acumuladas (este año algo emotivas. Hemos llorado como bestias pardas, sin miedo a que se nos corriese la máscara de pestañas Mega Volume Waterproof gracias a algunos desfiles, fiestas de cumpleaños sorpresa y despedida de una gran amiga y profesional del maquillaje), tendencias visionadas y anotadas para saber qué llevaremos el verano del 2015, y un poco de jaleillo del bueno tan intrínseco a las semanas de la moda.  

Haz caso a lo que propone Alessandra Ambrosio y adéntrate en la crónica no oficial 
de la semana de la moda de Madrid.

Haz click y sigue leyendo.



Comencemos por un recorrido por alguno de los desfiles que tuve oportunidad de asistir.
Al resto no es que no quisiese, es que los compromisos se acumulan y hay que atender otros quehaceres


-Desigual-

Vini, vidi, vinci. O lo que es lo mismo, llegó, desfiló y se fue. Así fue el paso de Alessandra Ambrosio por la MBFWM, quien se subió a la pasarela madrileña en exclusiva para Desigual, en su jornada inaugural, y luego cumplió haciéndose selfies con todo aquel que se le abalanzaba.


-Teresa Helbig-

Debo estar sufriendo una deformación atroz a cerca de lo que veo por culpa de tanta boda e información sobre las mismas. Mi vida, gracias a las bodas de mis amigas, se ha convertido en un archivo de imágenes sobre estas, y ahora, hasta cualquier desfile, se me antoja una pasarela de vestidos para casarse. Decidme que no estoy loca. Que lo de Teresa Helbig os lo pondríais para vuestra boda  (bañador inclusive en caso de celebrarla en una cala de Ibiza). Porque yo aquí veo mucha novia en potencia.


-Duyos-

¿Qué os voy a contar del desfile de Duyos que no os hayan contado ya? Bueno, que yo, que soy inexplicablemente insensible para determinados momentos, me harté de llorar por la emoción y energía del desfile, ya que esta vez Juan Duyos no presentaba su colección sobre modelos, sino con las componentes del Ballet Nacional de España a ritmo de Björk como banda sonora.

Un tipo de presentación que se agradece para salir del sopor que puede ser vivir el día de la marmota año tras año en el mismo recinto ferial, pero que para la firma supuso todo un reto, de tallas, largos y adecuación a cuerpos que difieren mucho del de las modelos, quizá prendas más reales y ajustadas al cuerpo de muchas mujeres, pero también al uso que se le iba a dar a las prendas. Tú o yo, enfundadas con un Duyos nos podemos marcar algún que otro bailoteo en un evento o en la boda de nuestra prima sin sufrir mayor percance, pero ponerlo al servicio de unas profesionales de la danza es todo un reto.

El espectáculo fue un subidón de energía y emociones para los asistentes, pero para los fotógrafos que cubren la pasarela, aquello se convirtió en un orgasmo fotográfico, a ver cual más inverosímil imagen conseguían captar con ese juego de formas corporales y colores que iban conformando según avanzaba la coreografía. Tanto es así, que ver ahora las galerías de imágenes del desfile si se pretenden ver las prendas puede resultar un tanto caótico, pero ¿quién no prefiere un poco de desenfrene ante tanto pavisosismo?

La unión les salió muy bien. Tanto es así, que por poco Duyos se consagra con el premio a Mejor Colección. Yo no sé si es su mejor mejor colección, no me lo parece, pero lo que es sin duda es la mejor fusión de moda y baile que hemos visto en mucho tiempo.


-Amaya Arzuaga-

Destacar la puesta en escena, porque no hace falta mucho, tan solo ingenio, para conseguir presentar en el mismo entorno pero con un toque diferente gracias a las burbujas de jabón que engalanaban sobriamente la trasera de la pasarela.


-Juan Vidal-

Que este año mostró una colección más rockera y rompedora con lo que nos venía ofreciendo hasta ahora. Cortes masculinos, vestidos retro, tejidos exquisitos, con estampados, a su vez bordados, creados en exclusiva...
Cuando me lo encontré en la cafetería el día del Premio L´Oréal a Mejor Colección me asusté (en modo bien) al pensar que por tercera ocasión consecutiva se lo llevaba. Lo de este chico está siendo imparable... y nunca se sabe.


-Miguel Palacio-

Con lo que me gusta lo que hace Miguel, y esta vez... ni frío ni calor. Bueno, un poco de calor sí que me dieron esos looks con poncho, y otro poco más de calor, o bochorno, ver como se repetían prendas en diversas salidas o simplemente las modelos solo cambiaban la parte superior de su look manteniendo la de abajo para crear otro salida más.

A quien he consultado por este tema me ha dicho que es un recurso muy dado para crear una colección. Repetir patrones en diversos tejidos o colores, volver a sacar la misma prendas combinada de diversos modos, y que no es tan sorprendente aunque en quizá en prendas tan llamativas e inconfundibles como las de Miguel Palacio cante en exceso.


-Dolores Cortés-

El complejo ejercicio del baño sobre la pasarela a Dolores Cortés se le da genial. Trabajar con tan minúsculos retales de tejido y conseguir aportar algo nuevo y realmente ponible, favorecedor y no repetitivo, no es nada fácil. Debe ser que la práctica desarrollada en desfiles por todo el mundo le ha sentado muy bien a la firma y le han cogido el gustillo a dejarnos con la boca abierta.
Sin duda, este desfile inspirado en Japón, técnicamente ha sido uno de sus mejores. Una colección para apreciar en detalle donde las lycras, neoprenos y sedas adquieren un cariz arquitectónico gracias a las hechuras internas.


-Andrés Sardá-

Andrés Sardá debe haber decidido que aquello de mostrar en su desfile lencería y baño, su materia prima de venta, es cosa del pasado. En sus desfiles hemos dejado de ver bragas, sujetadores, bañadores y bikinis, aliñados con un algo porque si no la cosa se hace tediosa, para ver un mundo de fantasía por el que a veces asoman algunas prendas interiores. Más que tendencias podríamos decir que es un espectáculo de creatividad con lejanos ecos a su producto, que eso sí, nos sacó de un plumazo el sueño del lunes a primera hora con toda la maravillosa parafernalia de estilismo y puesta en escena: Azafatas y pilotos aéreos, Misses del Mundo y el broche final con Miss España 1965 y musa de Pertegaz, Alicia Borrás.



-FIESTAS-

Lo bueno, lo malo, lo mejor y lo peor de cualquier semana de la moda es que el calendario tiene sus 500 días con sus 500 noches. Es decir, hay desfiles y fiestas para dar y regalar.

Es el momento en el que el equipo de trabajo de cada firma, sus amigos y seguidores, compradores y musas de la marca se reúnen y celebran los éxitos venideros de la colección. Y si no hay éxitos, al menos que haya alegría... y buena música, mucho alcohol, risas, bailes y algo para cenar.

Yo este año, decidí que una fiesta por noche, incluyendo el D-Code Festival donde estuvimos con la gente de ASOS, era más que suficiente. Nada de hacer rondas y regresar a casa cuando estuviesen apagando las farolas.


Así que unos brincos en la macro-fiesta de DESIGUAL 
celebrada en la antigua estación de Príncipe Pío... 


y otra con las (mis) coaches de L´Oréal Paris, maquillador oficial de la MBFWM, 
en la fiesta de Juanjo Oliva para ELOGY.
(*Foto: Pablo Panigua)

Qué bien lo pasamos. Genial todas las noches, pero si podemos pedir, pedir por pedir, queremos el año próximo de nuevo a los Trend Twins a los platos. ¡¡Porfa, porfaplis!! Nos quedamos cortas de bailoteos. 



-TENDENCIAS-

Al final, con tanto ajetreo, sesión de fotos, lucha por el sitting, cabreo por la falta de cobertura (yo desistí y dejé de subir info a las redes sociales. Si por ser patrocinador Movistar los usuarios de ninguna otra compañía vamos a tener cobertura, apaga y vamonos), paseo por el kissing Room a ponerse fino de ginebra (he de decir que mi ginebra predilecta, G´Vine), entrevistas, fiestas, grabaciones.... a muchos se les olvida que aquí hemos venido a ver moda y a estar al tanto de las tendencias para el verano 2015.

Si no quieres perderte que se llevará, apunta, porque ya hay tres claves en las que invertir.


El sastre masculino en color rosa.

Fresa, fucsia, rosado... pero en traje con chaqueta estructurada, pantalón de cinturilla masculina y bajo semiacampanado. A la izquierda, Angel Schlesser, a la derecha, Teresa Helbig.

Bicromatismo.

Blanco y negro de nuevo como la mezcla más elegante para lucir en las noches de verano en versión vestido largo donde el blanco nos da sensación óptica de camisa o camiseta, y el negro para la falda de cruce pareo.
A la izquierda, Angel Schlesser, a la derecha, Juanjo Oliva para Elogy.


Microtirantes.

Si este verano con la llegada de una segunda era y oportunidad para el minimalismo se ponían de moda los tirantes ultrafinos, que sepáis que el próximo verano continuarán vigentes, sobre todo en su versión doble para tops y vestidos de inspiración griega, como estos de Angel Schlesser, a la izquierda, y Duyos, a la derecha.

Y con este pequeño repaso, damos por finalizado el paseo por la MBFW Madrid.
¡¡Hasta próximas temporadas!!


2 comentarios:

Maite dijo...

Buena crónica!!!

NATALIA RICO dijo...

Interesante todo lo que cuentas... madre mia que repaso. Me encanta Duyos, Amaya Arzuaga y por supuestiiiisimo Andres Sardá y ¡¡el sastre rosa!!. Me sorprende que Alex se haga selfies así... a lo loco ;D Bueno, parece igual de simpática que en el anuncio de la tele (que por cierto, la campaña me encanta aunque no soy fan de la marca). Muy completo este post ;D
Besazos mil ¡bella!