viernes, 1 de marzo de 2013

Marc Jacobs


Sé que os cuento algo que tiene dos semanas pero en el momento de publicar llega cuando llega.  

Como ya sabréis el cierre de la NYFW fue a cargo de Marc Jacobs, pero os lo cuento en primera persona ya que algunos detalles no pueden ni deben pasar desapercibidos.


LLegué pronto, lo que quiere decir pude admirar la pedazo escenografía y deroche de medios que ahí había. Ante mis ojos, una atmósfera que recreaba un planeta, no solo en el color rojizo que me recordaba Marte, si no el suelo pintado como si de una superficie lunar se tratara.  Eso sin contar el magnificente y gigante sol en mitad de la sala, una sala redonda con capacidad para 500 personas, la cual reflejaba a la vez que iluminaba otro rectángulo de luz del mismo color a cual más intenso.  Te sentías un poco como ir a darte unos rayos UV pero versión a lo bestia. 



La colección era bonita pero sin sobresalientes en las formas, eso sí, tejidos maravillosos en lanas, sedas y lentejuelas. Una colección muy vestida, toda accesorizada con pieles, mayoritariamente zorro.  A mi parecer sobraban las cabezas y las patas de los zorros, algo que no entiendo muy bien viniendo de un americano. Aquí vas al supermercado y no hay nada con cabeza, incluidas las gambas, o con huesos. Vamos, que todo lo que pueda recordar que tiene procedencia animal, fuera.


Lo mejor de la puesta en escena, fue el cambio de sentido visual que dieron a mitad del desfile. La primera parte es toda con la luz roja haciéndote creer que estás viendo una película futurista de los años veinte. Lo brillante, fue el cambio radical a luz blanca, donde reaparecen las texturas de las prendas y los colores, cual cambio a una película actual.  Y efectivamente la colección tiene mucha influencia de cualquier película que recuerde el glamour de los 40.


La verdad, me lo pasé bomba, sobretodo viendo gente que hacia mil años con quien no me encontraba, concretamente a Jay Alexander, el mítico instructor de modelos, quien enseñó a Naomi Campbell a caminar. Lo conocí cuando yo trabajaba para Thierry Mugler, y es una risa, con su manera de hablar y la simpatía que derrocha. Abajo, posando con mi agente Elizabeth Jacoby, quien tiene una empresa de asesoramiento especializado en obras de arte y su madre, Beverly Jacoby, es una eminencia en la especialidad de dibujo.




Para acabar el post, mencionaré a las invitadas VIP.  
Estuvo todo el mundo, claro, pero dos en concreto las que más llamaron mi atención. Sophia Coppola, íntima amiga de Marc Jacobs, recordad la foto de grupo de Annie Leibovitz donde está ella junto a Marc y Robert Duffy,  C.E.O (Chief Executive Officer, súper jefazo, para entendernos) de la firma Marc Jacobs.  
Y Miley Cyrus, cual estrella del Pop, corriendo de un lado a otro, perseguida por todos  y la más deseada de fotografiar y entrevistar.




video

Aprovecho para deciros que reestreno web, josemiro.com, y que echéis una ojeada cuando queráis, porque para marciano el presente.


4 comentarios:

ANDYTOP dijo...

Poder asistir al desfile de Jacobs mola mucho.

Maite dijo...

Como me gusta Marc Jacobs!!!

JLM de Paris dijo...

Que buen post José, y cierto es que la puesta en escena de Jacobs fue tremenda.

Mayte de la Iglesia dijo...

ohhhhh!! Cómo me gusta el vídeo!!!
Qué puesta en escena!!
LOVE!!

GRACIAS POR LOS COMENTARIOS
Mayte