domingo, 16 de septiembre de 2012

Roberto Cavalli y su "party"


Roberto Cavalli ha inaugurado espacio en Madrid.
Como no podía ser de otro modo en la milla de oro del shopping de alta gama, Ortega y Gasset 25.
Los valientes que se adentraron esa noche o los invitados que vestían de la firma y que el día anterior pudieron escoger las piezas que lucirían, contaron que no es especialmente grande el espacio. Dividido en dos plantas cuenta con una amplia selección de productos de la primera línea de la marca.... y hasta ahí puedo seguir contando. Más que nada porque no conseguí tocar escalera para adentrarme.

Cuando una invitación te reclama a las 20h llegar a las 20'20h está dentro de lo normal. Lo que no sería es el panorama que nos encontramos Priscila de Gustín y yo al bajar del coche.
Un tumulto de gente abarcaba todo el espacio de acceso, las aceras a rebosar de público mezclados con curiosos, invitados, policía, prensa.... pero dentro y fuera de los límites marcados por unas catenarias (eso sí, ideales en terciopelo negro con remates en dorado) que vigilaban un grupo de azafatos (guapísimos) intentando frenar la avalancha de gente que queríamos acceder.

Se oían "soy la mujer del embajador", "he de hacer photocall", "mari (atrayendo la atención de alguien de organización) estoy aquí, ayúdame", pero aquello no se movía.

Y es que estaba a puntito de llegar el momento que daría escopetazo de salida a la noche Cavalli.


La llegada del anfitrión.

No habiéndonos ni aproximado a la catenaria de acceso (Penetrar en la masa era complicado, y yo en determinados momentos como que no me sale el instinto del empujón, prefiero pensar que en algún momento la cosa se calmará. ¡¡Ilusa!!) para un coche (en twitter dije Ferrari, perdón, Porsche) y desciende Roberto Cavalli acompañado por su mujer, Eva, y Eugenia Silva. Se recomponen, ambas se aferran a cada uno de los brazos del Sr. Cavalli para acceder al photocall.... y el mundo allí congregado comienza a aplaudir.
Mamma Mia, entonces supe que esa noche no sería ni parecida a ninguna de las que antes había vivido. 


¿A que viendo esta imagen habéis tenido un flashback y creíais era la VFNO?


Mientras en el interior se intentaba servir la cena confeccionada por uno de los italianos más exquisitos de Madrid, Andrea Tumbarello, los que decidimos salvaguardar la integridad de nuestro maquillaje y atuendo, porque la gente salía sudada, con copas que les habían echado por encima, algún que otro vestido roto por enganchón y pisotones diversos, disfrutamos del botellón de luxe inabarcable que se habían convertido las aceras.
Evidentemente la policía tuvo que venir a poner orden.
El colapso del tráfico se convirtió en lo de menos para tener que abrir paso a los coches que querían entrar o salir de los parkings anexos a la tienda o simplemente desalojar el interior de la tienda por aforo extra súper superado.

Antes de que la marabunta se movilizase ya habíamos puesto rumbo a Ramsés, donde se celebraría la post party


¡¡Sorpresa!! Cuando llegamos aquello también estaba al límite de desbordarse.


Para la ocasión tanto la terraza como el interior había mutado la decoración.
El estampado animal había colonizado mesas, sillas, manteles... y la vegetación se había vuelto exuberante al punto de morir engullida por ella.


Instantes antes, junto a David Moralejo (de Glamour, tiene un blog fantástico), de casi quedar atrapada por la jungla que nos rodeaba cuando se nos cayó encima.

¿Qué lo cuente? Es que no hay mucho que contar. Las plantas se nos cayeron encima, y ya está.
Con ayuda del cámara de Fashion TV las retiramos y mira tu por donde la terraza ganó 3m2.

Que sí, que sí, una noche como esta hasta ahora nunca vista.


A todo esto ni tan siquiera había entrado, pero ¿qué podía esperar?

Pues mira tu por donde la cosa estaba atestada pero no imposible. Eso sí, había que armarse de paciencia para llegar a la barra.
Entretanto te podías poner ciego en el buffet de postres organizado: Chocolate, macarons, pasteles de crema....

Mientras, en la planta superior del local, el área más VIP, se desarrollaba una sesión de fotos que en breve veremos publicadas en la revista Hola.
¡¡Ahhh!! Por eso hubo invitadas que a la tienda acudieron con un vestido y a la fiesta con otro.


De vuelta a la terraza, ahora situada en el Cigar Bar de Cohiba, al fin un pequeño hueco para disfrutar la noche y tomar algunas fotos de las invitadas que mejor representan el estilo de la noche, por supuesto, con mucho Cavalli.


Brillos y cuerpos sirena.
Un Cavalli, por supuesto.


La cantante Bebe con un Cavalli de patrón túnica irregular de un solo hombro y manga.
Estaba muy elegante.


Las que mejor lucen un Cavalli, como Ariadne Artiles, con un modelo que combina encaje y estampado floral.


Silvia Jato, de Cavalli en animal print.


Las que no acudieron vestidas de Cavalli pero estaban igualmente espectaculares.


Y las muy fans de Cavalli.

Como el se autodesigna "I´m the Party".
Y que lo digas, querido. Esta fiesta siempre será recordada.

13 comentarios:

JLM de Paris dijo...

No es el primer comentario que leo o escucho del evento... tal y como se diría aquí: "Mon Dieu quel bordel!!!" ;-)

mentalhesitation dijo...

No sé si ha llegado mi anterior comment!!!!!!!!!!
te decía que no hay más que ver la cara del señor de la primera foto, en plan mamma mia!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Vi algo en Fb de la Silva (que deje de ponerse bótox yaaaaaa) y aluciné..menuda movida!!!!!!!
Ariadne guapisisisma, cada vez me gusta más esta chica! y Jon K. se puede ser más guapo??????????????
En fin seguro que fué para recordarse la nochecita!.jejeej,
Fútbol y eventos varios...Opio para el pueblo.
besazoooo

Cravingforbarneys dijo...

Qué barbaridad! Qué agobio... Parece que invitaron a gente de más...parecía un botellódromo! (o cómo se llame...)

http://cravingforbarneys.com

Wed* dijo...

Por Dior que agobio!

Te pido un post comentando su blog q es lo más grande de la blogosfera!

Designing-Idols by Carmen dijo...

Menuda noche!! la cara de la moda más abarrotada....de glamour pero abarrotada...para quien lo quiera!

bss

Cheska dijo...

Claro que he pensado en la VFNO al ver esas imagenes jajaja pero total vaya! que angustias Mayte. Eso sí al menos pudiste fotografiar algún que otro maravilloso Cavalli de las invitadas.

Besitos

dolce far niente dijo...

Como para sufrir de claustrofobia y ser invitada.
Una fiesta excesiva, tanto como los diseños de Cavalli, no? no quiero decir que no me guste pero vamos que no es un estilo minimalista.

Besos!!!

Pili Pili dijo...

Yo te leía por twitter y ni quería preguntar por tus pies... me mataste mentalmente seguro. :)))

Un beso!

la emperatriz de lavapiés dijo...

¡qué gentío! La mejor idea es agarrarse bien el bajo del vestido y salir a la acera a respirar :)
Cavalli me parece difícil: sólo para modelos (y muy altas).bss

Maite dijo...

Vi algo por la tele, madre mía la de gente que había!! Yo no hubiera podido estar mucho rato.

Audrey_Rocks dijo...

¿Pero había alguien en la faz de la tierra que no estuviera invitado? Madre mía qué agobiazo tuviste que pasar!!! Yo hubiera salido por patas..
Y tanto que conozco el blog de David, salté al suyo desde el tuyo y soy muy fan!!

Por cierto, que últimamente, aunque comento poco, te veo en todas partes!! En SModa, en el concurso de Anna de Codorniu, en el Vogue y en el vídeo de Fashionisima que sales súper simpática y monérrima!!!

Un besazo!!

P.D: Me abstengo de comentar cosas de Bebe, que me da la furia infernal y no paro.. ;)

maite vega dijo...

¡La verdad es que no cabía ni un alfiler!

www.modaenprovincias.blogspot.com

Balenciagaforever dijo...

Hay que ver lo que se hace en este país por tomar una copa gratis...