lunes, 1 de junio de 2009

El Túnez de Claudia Cardinale

Este fin de semana se ha inaugurado la conocida Feria del Libro de Madrid en su 69 edición como es habitual por estas fechas.
Este año el país invitado es Francia, así que ningún lugar mejor que su propia Embajada para festejar la presentación del libro Mi Túnez de Claudia Cardinale, una actriz a la que todos quieren como suya. Túnez, Francia e Italia se la reparten por origen, cultura y pasaporte.











Mi lema habitual a la hora de acudir a eventos es ser políticamente tardona, es decir, según la distancia a la que me encuentre del lugar donde se celebra salgo por la puerta de casa justo a la hora en que se convoca, así entre tráfico e imprevistos variable (Gasolina, maldito depósito de gasolina que siempre está vacío cuando voy a coger el coche, especialmente cuando tengo mucha prisa) llego a una hora prudencial y calculada de antemano para no ser la primera.
Esta vez, la ecuación matemática erró y allí estaba yo, la primera primerísima en plan empollona de la clase.
Supongo que al celebrarse en una Embajada y la invitación ser tan requeteoficial, no hice caso a mis instintos, salí antes de lo debido y el tráfico se comportó, por una vez en los últimos meses, de manera benévola.
¡Menudo coñazo! Ser el primero es lo que tiene, encima en un lugar así, que ni el anfitrión hace aparición, según marca protocolo, hasta la llegada del invitado máxime. Por allí deambulando, sentada sola en un sofá kilométrico, después en unas butacas estilo Luis XVI, anduve de hiperalfombra a hiperalfombra como hacen los niños creando un caminito imaginario, salí al jardín a ver si encontraba a alguien, fumé un cigarrito, me eché unas partiditas al solitario con el teléfono, en ese instante entendí la razón de llamarlo así...
Y cuando estaba a punto de desistir, apareció una tribu de numerosos franceses.












Entre ellos la actriz, acompañada por el editor de este libro en el que se recogen las vivencias de infancia y pubertad en su país natal, junto a fotografías inéditas y familiares lejanas a las archiconocidas de su ámbito profesional cuando se convirtió de Claude a Claudia.
Poco más desvelaron sobre el contenido pero adelantaron que el grupo editorial estaba interesado en buscar un personaje representativo nacional para crear un libro semejante a este o como el editado en Francia basándose en la vida de un conocido actor, para continuar con la creación de libros de "viaje" a través de la mirada de relevantes figuras que pudiesen aportar diferentes vivencias.
¿¿Se os ocurre a alguien a quién proponer??
Esto es digno de montar un porra ¿Que tal una Penélope Cruz o un Almodovar? Fueron los primeros en acudir a mi mente porque como a los Dalis y Picassos ya los tenemos en el otro barrio....digo yo que tendrá que ser alguien internacional... y querido.
La portada del libro es un poco carátula pirata de telenovela.
La verdad es que decepcionó. Me la imaginaba en tonos polvorientos de arena del desierto, con una foto de ella en su niñez montada en el coche de su padre con el que recorrió el país y letras de máquina de escribir. En cambio la foto de folleto de "Viajes La Golondrina" con el retrato de la protagonista en un fundido celestial, me dejó con un frío sudor corporal nada apto para el ambiente selecto del personal.









Para finalizar, cocktail en el jardín, ahora si, repleto, en el que la actriz se dejó fotografiar por activa y pasiva por todos aquellos que se acercaban a darle la enhorabuena. Ella encantadora posó y hasta con el chal se atrevió a hacer un gesto tipicamente de mantón de manila.
Mientras tanto y con el calorazo que nos acompaña ya de pleno estío me metí dos copazos de champagn francés, faltaría, bien frió que casi me dejan de conserje del edificio.
Menos mal que me esperaban en un cumpleaños porque si me llego a quedar con Álvaro Morilla, con quién me crucé a la salida, me veo cambiándole la decoración al Sr. Embajador.
Hoy que ha sido mi lunes dominguero, ya que ayer tuve que trabajar, he salido a la búsqueda del libro y pese a las tapas...promete.

6 comentarios:

laratitapresumida dijo...

Qué petarda soy! yo me imagino a Sara Montiel, que tambiéne está muy viajada. Y de fondo, fotos de molinos!!!
Eso de la fiesta en casa del embajador da para más de un chiste, pero también me lo voy a ahorrar (qué día tengo hoy...)
Besos.

Pau dijo...

Hola Mayte,
Te recomiendo cualquier libro de Donna Leon, con el comisario Brunetti como protagonista, siempre la acción se desarrolla en Venecia.
Magnífica crónica.
:)
XXX

Pau dijo...

Mi propuesta sería Paz Vega.
Gracias wapísima ;)

hummingbird dijo...

me gusta mucho claudia aunque la portada se las trae, un poco verano azul, falta chanquete (y falta pobre...). y yo como ratita... ferrero? uno enorme mayte, XX!

teresalamarquesa dijo...

Yo creo que Penélope Cruz es muy jóven para hacer un libro así, no?? Pega más alguien mayor y curtido por la vida...jejej, más tirando a Conchita Velasco o como han dicho Sara Montiel.

Un saludo!

Mayte de la Iglesia dijo...

Ratita!! me encanta tu propuesta!! Bueno, bueno, alucinarían los de la editorial francesa escuchando sus historias, que debe tener para parar un carro....jejjeje

Pau: Muchisimas gracias, me lo apunto!! Aunque tengo uan colección de libros atrasados que no se ya ni a cuando se remonta...bluf...para el verano!!

Hummingbird: Ohhh!! siento decepcionar, yo también esperaba una bandeja con la bolas doradas de Ferrero en forma de cono...además para comprobar que si quitas la del medio ¿se caen o no se caen el resto? jejejjeje pero eso solo debe ocurrir en las fiestas con embajadores cuando van I.Preysler y Paloma (camino) ...jiji

Teresa la Marquesa: Conchita Velasco!! o Carmen Sevilla...tela marinera!!