miércoles, 29 de agosto de 2012

Sirikit "The graceful"


La reina Sirikit de Tailandia, es todo un icono a todos los niveles para el país.
Desde los años 50, y tras su coronación, se convierte en una de esas figuras relevantes en el listado de las mejores vestidas del mundo para los coetáneos de la época que la vieron lucir en reportajes y portadas de sus giras por América y Europea junto a su marido como embajadores del país.

El Queen Sirikit Museum of Textiles situado en el Palacio Imperial (Bangkok) da buena muestra de ello mediante la exposición de los 50 vestidos creados expresamente para dicha gira realizada en el año 58 y de como el estilo creado por entonces por la reina junto a una gran diseñador comienza a imponerse como el oficial en el país.

video

La reina para este viaje desea un vestuario que aúne tradición al tiempo que innovación.
Para ello recurre a ensalzar el trabajo de la seda tejida en el país así como los bordados en hilo de oro como base a las creaciones que llevará a cabo Pierre Balmain.

Dos años serán necesarios para preparar los baúles de viaje con las maravillosas creaciones que actualmente acoge el museo realizadas por el diseñador francés, siempre bajo ese aura y reminiscencia al estilo tailandés. O al menos a lo que ahora nos suena como tal.

video

Este vídeo es muy práctico para ver como se crean diversas piezas de vestir con simples piezas de tejido rectangular a la manera tradicional sin necesidad de hilo y aguja.


Sirikit, al igual que otras reinas tailandesas del siglo pasado (1870), quiso combinar elementos de occidente en su vestuario.


Dando como resulta maravillas que a día de hoy puede no nos choca pero que 60 años atrás sorprendieron al mundo entero.
Por ejemplo, este look de chaqueta/pantalón con una parte de arriba ablusada junto al pantalón que antes hemos visto como se realiza sin confección alguna.


O vestidos que guardan, por ejemplo, genialidades como el tablón frontal plisado que permite caminar con la falda de tubo tradicional, combinada con un cuerpo de cuello caja habitual en los vestidos de fiesta de la época.
Un híbrido que funciona a la perfección.



Auténticas alevosías de riqueza en diseño, confección y materiales para una de las épocas más glamourosas entre las monarquías reinantes (y las exiliadas, pues también).

Princesas sí, de Disney no. (Del Primark, tampoco. ¡Guerra al poliester! :D)


Por cierto y como curiosidad, a finales de los años 60 la combinación de dos piezas como el Thai Ruean Ton o o el Thai Chitralada (similares a la imagen), una creación de la reina en su camino por adaptar el estilo y modo de vestimenta de la calle a uno más regio, se impone como uniforme en hoteles, aerolíneas y compañías vinculadas al sector turismo, dando como resultado la creencia entre los accidentales de que esta es la vestimenta tradicional del país, cuando en realidad es una combinación bastante reciente obra de la reina que quiso dar a conocer la industria de la seda y los bordados al mundo con un toque de genialidad a través de ella como inmejorable estandarte.   

Larga vida a la estilosa Sirikit "The graceful".
(Ay, Doña Leti si leyese este post y de algo revelador/motivador/inspirador le sirviese)


P.D: En otros museos hacer fotos, pese a su prohibición, no ha sido tarea especialmente complicada, y en caso de que me pillasen una disculpa fue suficiente. Pero la devoción y respeto a la familia real de Tailandia, hizo que me obligasen a borrar todas las imágenes tomadas de los vestidos con sus bocetos, patrones, fotografías del día en que los utilizó o detalles, así como la información que aparece en las pantallas que acompaña cada vestido.

Por eso, el post está escuetamente ilustrado con algunas imágenes tomadas en el último segundo y con tan solo dos vídeos.
Pese a ello basta con googlear el nombre de la protagonista para hacerse a una idea de su exquisito gusto en el vestir y las joyas.

5 comentarios:

LadyGrett dijo...

Bloggeando al límite de la ley jajaja se agradece que te la jugaras :P. Bromas a un lado, muy interesante el post.

Un beso

PS. Guerra, guerra al poliester!

JLM de Paris dijo...

Nos van a pillar por espías algún día de estos... pero lo hacemos por amor a la cultura y a la moda!! jajaja!
Genial Sirikit, este museo no me lo perderé. ;-)

Maite dijo...

Aún estando de vacaciones y jugándote el pellejo pensando en tus lectores!!! jeje Encuentro la historia de esta reina con la moda muy interesante, para tomar nota!

Anónimo dijo...

No creo que lo que use Doña Letizia (eso de Doña Leti me parece de lo más grosero) sea poliester o plástico. Seguro que también usa cosas buenas. Aunque no compartamos siempre sus gustos y a veces se pueda vestir mejor.
La verdad es que cada vez entiendo menos eso de tanto atacarla desde el mundo de la moda.

Mayte de la Iglesia dijo...

Anónimo: Yo más que atacarla me gustaría ver que hace uso de sus posibilidades para vestir mejor. Sin más. La función de las monarquías es tan irrelevante en estos momentos que al menos sean útiles como imagen.
Lo del poliester era por los disfraces de princesa.

Maite: El museo es precioso. Una lástima que además no exista mucho ni poco material por la red.

JLM: A nosotras nos cautivó.

Lady Grett: A la búsqueda de los museos textiles allá donde vayamos!!

GRACIAS POR LOS COMENTARIOS.
ABRAZOS,
Mayte