sábado, 14 de abril de 2012

La tentación Belgazou

Por Jose Luis Maseda

Ahora que después de las fiestas pascuales a todo el mundo le entra prisa (y obsesión) por esa penitencia física conocida como la “operación bikini”, quiero hacerte caer en la tentación de los dulces. 

Sin duda, la bollería y repostería francesas son una de las mejores cosas que se saben hacer en este país desde el que te escribo, pero no tienes que preocuparte porque no va por ahí la cosa.
 


No voy a minar tu fuerza de voluntad y mucho menos tus futuras vacaciones en bañador, sino que voy a endulzarte los ojos. Ahora verás.
 
En la maravillosa tienda del Musée des Arts Décoratifs parisino se puede apreciar estos días una de las colecciones de bisutería de la marca francesa Belgazou, que obviamente también puedes adquirir.


 
Valérie Lapourre, la creadora de la firma Belgazou, le puso el nombre en homenaje a la hija de la famosa escritora Colette, cuya personalidad frívola y extravagante le parecieron de lo más inspiradora. Así, y junto a sus propias hijas, inventa y realiza las joyas en su propia casa, como si fuese un taller en familia en una de esas tardes de domingo que ocupar todos juntos. Nada más evocador, una firma que es indiscutiblemente seria, pero cuyo espíritu es de lo más despreocupado y campechano.




Con unos 73 puntos de venta en Francia, y algunos más en el extranjero (Japón, Italia, Alemania o Bélgica), esta empresa familiar tiene su base en la tienda originaria (mezcla de tienda de antigüedades y tesoros varios) en la ciudad de Rouen, al noroeste de París, y en ella puedes encontrar todas sus creaciones, despliegue de imaginación en collares, pulseras, colgantes, pendientes y anillos únicos.





La diversidad de sus colecciones, sacando de su contexto los objetos cotidianos, la hacen particularmente original, y con esta colección que ves aquí bautizada como “Bijoux Gourmands” (joyas golosas) le guiñan el ojo a toda esa presión social que pretende hacer que tengamos el cuerpo perfecto. Pasteles, gominolas, caramelos, los exquisitos y coloridos macarons y mil dulces más para dejarte llevar, sin remordimientos.

Caer en la tentación, ya no es pecado.



11 comentarios:

S dijo...

q complementos mas monoooos!

bss

Piluka dijo...

Que delicia y que obra de arte.
Me encantan!
Besitos.
Piluka

Antonio dijo...

k bueno esta para comerselo
faltaba el surtido cuetara jeje

Whatstrend? dijo...

Jaja! Qué apetecible todo! xx

What's trend*? – Personal Shopping

Isabel Bianchi dijo...

ñam, ñam!! Gracias por este goloso descubrimiento!
Me ha gustado mucho! Lo hará con fimo?
Un beso!
MY LITTLE SUEDE SHOES

Maite dijo...

Me pido un anillo macaron ya!!!

La nenita dijo...

wow! q preciosidades!

Carolina Sánchez Gisbert dijo...

Pues nadie diría que son joyas, están tan conseguidas que parecen listas para engullir una tras otra. Me encanta el post, enhorabuena Mayte. Un besito de Miss Fashionatic
http.//www.missfashionatic.com

Coco dijo...

Jo dan ganas de comerselas!

http://larmoiredecoco.blogspot.com.es/

JLM de París dijo...

¡Que lo disfrutéis! ;-)

Mayte dijo...

mmmm... a las golosas se nos hace la boca agua!!