miércoles, 29 de abril de 2015

Hablemos de protectores solares


Se acerca esa temporada, y en especial el puente de mayo, en el que lucir camisetas de tirantes y shorts va a ser de lo más común. También comenzarán las escapadas a la playa o la piscina y dentro de nada llegará el momento de enfundarnos el bikini, así que hablemos de protectores solares, cómo y cuando hay que utilizarlos.



Hace unos meses, cuando todavía parecía que el sol no daba con la fuerza que lo hace ahora, pero peor aún, era nuestra primera exposición, estuvimos en Tenerife disparando el catálogo de primavera para la Carrefour Tex. Yo para este tipo de producciones tengo un doble cuidado que ofrecerle a mi piel, primero que parezca que está bronceada, aunque sea de manera artificial, para darle ese aspecto veraniego, tal y como os comentaba en este post, y segundo procurando no quemarme con el sol, más que nada porque es dañino y doloroso, pero además porque incomoda mucho a la hora de trabajar y si no te has aplicado crema, o hace mucho de la última puesta, es facilísimo quemarse. Ni te enteras.

La piel, una vez quemada luce con unas marcas horribles, y además, si se produce en la zona del rostro, va a ser complicado que el maquillaje se mantengan. Nuestra tez cuando está irritada, poco hidratada o quemada, tiende a repeler cualquier producto, así que antes de comenzar cualquier sesión de fotos, bien de protector solar y luego, reposiciones a manos de los expertos maquilladores que no dejan un centímetro por cubrir. Esto si es un lujo, tener quien te ponga la cremita con tanto mimo y dedicación.


Siempre hay que aplicar crema solar en hombros, espalda, brazos y escote, además de en las piernas y no olvidar el empeine de los pies, esa zona resguardada a lo largo de los meses que de pronto te puedes abrasar sin más. Yo llevo conmigo la crema L´Oréal Paris Solar Expertise 50+, porque es ligera y resistente al agua, pero además me gustó mucho el truco empleado por Junior, el maquillador, para que la piel luciese con acabado satinado. Mezcló la crema solar con crema hidratante irisada y además añadió unas gotitas de maquillaje bastante oscuro, obteniendo un mejunje hidratante, con protección y color que me recordaba a otro de mis productos favoritos en cuidados solares, y que este ya existe tal que así en el mercado.


Tanto para las sesiones de fotos, como en mi cotidianidad, cuando voy a la playa o piscina (a diario, en la ciudad, utilizo tanto la crema hidratante como el la BB Cream, con protector solar), siempre utilizo la crema solar Anthelios XL, 50+, con color de La Roche-Posay. ¿Qué la hace diferente con otros protectores? Pues que tiene color. Parece más que te estás aplicando una base de maquillaje que una crema solar, primero porque no te deja esas manchas blancas que hacen otros protectores, con incluso un poco efecto reflectante o bombilla, segundo porque da buen color y unifica la tez y tercero porque en el caso de las sesiones de fotos, cuando ya estoy maquillada, reponer la aplicación significa no destrozar el maquillaje, sobre todo si lo hacen con pincel, como se ve en la foto, porque de ese modo se funden ambos productos quedando igual que estaba antes de aplicar el protector solar. Así que ese es el producto estrella que me acompaña a cualquier shooting de exteriores y que evita que acabe con la nariz o la frente quemada.


Recordad, ahora que comienza a incidir más fuerte que nunca el sol, 
siempre protección solar antes de salir de casa en rostro, cuello, escote, brazos y espalda.

Quemarse no es fashion.

2 comentarios:

Cyriito Granados Sànchez dijo...

Hola.

me encanta tu vision. soy nueva en esto, recien cree un blog, me ayudas?

Maite dijo...

Tenemos que ser conscientes y protegernos del sol y evitar quemarse, la piel tiene memoria!