domingo, 6 de mayo de 2012

Balenciaga, coleccionista de moda



Visto que el Museo Galliera estará de obras por renovación hasta el 2013, y siendo este uno de los centros especializados en moda, la ciudad necesitaba encontrar rápidamente una alternativa ante la demanda de dosis de cultura en ese sector, cosa que ya ha hecho. Paris, Je t’aime.




Así, y después de mucho tiempo retrasando la apertura y uso del recinto, se ha inaugurado “Les Docks”, espacio inscrito en la aún por terminar Cité de la Mode et du Design parisina.
Este extraterrestre arquitectónico de color verde y formas orgánicas establecido a orillas del Sena albergará en el futuro, y empezando ya desde el pasado 13 de abril, las exposiciones, comercios o actividades que el mundo de la moda proponga para cualquiera que viva, visite o esté de paso en la capital francesa.


 

Y para empezar, no han podido escoger rendir mejor homenaje, puesto que una de las primeras exposiciones está dedicada al grandioso creador de origen español Cristóbal Balenciaga, fundador de esa firma que se arrancan los fashionistas actuales.



Cristóbal Balenciaga (Guetaria 1895, Valencia 1972), es uno de los nombres que han construido la historia de la moda contemporánea, cuyo talento levantaba la admiración de sus clientas y también de otros diseñadores, como la misma Coco Chanel, que dijo de él que era el único modista capaz de completar entonces el proceso creativo de un vestido, desde la realización del dibujo hasta la propia confección del mismo.



En ocasión del 40° aniversario de su desaparición, con el apoyo de la Maison Balenciaga y gracias al legado que la familia del modisto cedió en 1979 a la dirección del Museo Galliera, se presenta hasta el próximo 7 de octubre la prestigiosa exposición “Balenciaga, collectionneur de modes”.



En el decorado tan industrial mezcla de metales y cemento propio del sitio, la presentación se organiza como un muestrario de lujo, como expositores, vitrinas y cajones en los que se exhiben alrededor de unas cuarenta piezas parte de la colección particular del diseñador, creaciones tanto propias como surgidas de vestuario teatral o folclórico, o de otras firmas de moda. Como apasionado de la indumentaria del siglo XIX, Balenciaga recopilaba durante sus viajes diferentes prendas históricas, o muestras de tejidos insólitos, como pasamanería, mantillas de encaje o prendas típicas regionales datadas de hasta incluso el siglo XVIII, sólida base de la que partía con frecuencia la creación de sus propias colecciones.



Para completar el conjunto, se presentan también accesorios de moda, fotos de familia, bocetos e incluso libros sobre arte o sobre la indumentaria tradicional, englobando las fuentes de las que Balenciaga aprendió, junto a su madre (modista de profesión), a dar rienda suelta a su creatividad dejándonos un patrimonio moda que no tiene precio.



Viendo la exposición y recordando la evolución de las tendencias, te das cuenta de que el proceso de la moda es cíclico, y podrías pensar que se trata de una copia permanente, aunque te queda bien claro que inspiración no es lo mismo que plagio.


Y Balenciaga, cuyo estilo sigue y seguirá influyendo en la historia de la moda, tenía talento de sobra para seguir inspirando incluso décadas después de su desaparición.

7 comentarios:

Gemma dijo...

Hola Mayte!
Precioso post el de hoy :) para mí el gran maestro!!!
Feliz Domingo!

Cheska dijo...

Pero que verdad has dicho Jose Luis, el maestro de por siempre, fué único!!
Quiero mas tesoros parisinos Pirata, je je ( ya sé que eres de los buenos....)

Bss
vistetedeseda.blogspot.com

Maite dijo...

Que suerte poder disfrutar de tan cerca todas estas piezas! ai...

Maite dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
JLM de París dijo...

En lugar de los mares, a ver lo que nos trae el "surcar los bulevares" parisinos!! jajaja!
Muchas gracias!!

JLM de París dijo...

Talento sin fin el de este hombre Gemma!

JLM de París dijo...

Sí, la verdad es que es un placer visual, a falta de poder tocar las prendas! ;-)