lunes, 18 de agosto de 2008

¡¡Que nos quitan el Traje!!


De lleno en el mes más caluroso del año, o al menos así fue hasta que nació ese retoño monstruoso llamado Cambio Climático, nos quitamos camisetas y complejos para disfrutar de él, algunos se apresuran en quitarse unos kilillos para afrontar la reentré (por favor, absténgase toda modelo participante en Pasarela Cibeles y la consabida báscula de la justicia divina), otros se quitaran arrugas a toque de bisturí en Brasil, los más se quitan la vergüenza para atacar al producto que se pasea por los tórridos lugares de veraneo pero a todos "Nos quitan el Traje".
Y a eso, me niego.

Hace unos ocho años, en la Ciudad Universitaria de Madrid, existía un triste edificio sin utilidad alguna destinado a ser el espacio de Arte Moderno del Museo Nacional de Antropología en el que se debían hacer exposiciones de telarañas y pelusas varias; por aquel entonces, aquellas salas provistas de unos paupérrimos blancos muros dieron cabida a los desfiles de los diseñadores que descolgaron sus prendas del institucionalismo, fueron tildados de disidentes y se montaron el show por su cuenta (por si a alguien le falla la memoria: Ángel Schlesser, Roberto Verino, Jesús del Pozo y Antonio Pernas), era mi segundo año como modelo y como a quien le toca la lotería me confirmaron el que sería mi primer desfile a nivel nacional.
Todavía recuerdo lo desangelado del espacio semidiáfano, acotado por unas estructuras efímeras improvisadas para la ocasión delimitando territorios (que ya se sabe lo que gusta husmear por el backstage y las ganas que les entra a algunos maquilladores de apalear con la laca a los visitantes non gratos) o las explicaciones a los taxistas para ir a un lugar que se desconocía donde se encontraba, llegó la segunda temporada, en la que ya nadie se perdía para llegar pero en la que continuaba habiendo bofetadas para salir al encuentro de un taxi de regreso, se modificó el espacio y apareció el concepto de pasarela doble, que disfrutaremos (unos si, otros no tanto) este próximo Cibeles, creando un ambiente menos gélido, o tal vez, es que era septiembre y aquellos jardines dejaron de ser decorado de una película de Tim Burton, hubo una tercera temporada ubicada en el mismo lugar, pero es lo que tiene la memoria de modelo, que a fuerza de caminar desfile tras desfile se desdibujan los recuerdos, eso si, aquellas salas se quedaban sin alma entre tanto hasta que llegaba el espectáculo de la moda para engalanarlo.
Al final los hijos pródigos, que tan de cabeza llevaban a la pasarela madre, regresaron y yo deje de visitarlo cada seis meses, al menos, como hasta entonces lo conocía.

Lo que viene, todos lo conocemos, el 2 de Abril del 2004 se inauguraba al fin el Museo del Traje, algo que todos los países europeos poseen, es más, ciudades como Londres, París o Amberes cuentan con dos o incluso más si computamos las fundaciones privadas, se remodeló el espacio adecuándolo para el preciado contenido recuperando parte de la estructura original, se habilitaron zonas en el subsuelo para guardar las colecciones fuera de exhibición, ya que 6 meses a la vista de nuestros ojos tras las vitrinas con una iluminación, temperatura y humedad controlada, van seguidos de 3 años de hibernación para la pieza evitando su deterioro, se crearon talleres de especialistas que recuperan tejidos dañados y recomponen piezas, colaboraciones con centros internacionales en el préstamo y acogida de exposiciones, una extensa biblioteca, cuenta con salas para conferencias, seminarios o congresos, actividades lúdico-educativas y un jardín de infarto donde no dudaron en organizar sus fiestas las revistas Glamour, YoDona o el aniversario de los bolsos Lupo.

¿Y que va ser de este lugar? La Universidad Complutense de Madrid, resulta que ahora, a estas altura de la vida, cuando el museo funciona a la perfección, contiene un interesantisimo legado, tiene unas instalaciones novísimas pagadas con los impuestos de cada uno de nosotros, pide la devolución del espacio, mira tu que listos, el cual debe ser desalojado antes del 2013 y al Ministerio de Cultura le parece genial, a cambio nos monta un Centro Nacional de la Moda, que pese a lo chachi piruli que suena el nombre no es más que pan para los tontos, ya que el plan consiste en fragmentar el contenido y montar en el Matadero de Madrid, que simbolismo tan precioso y preciso para acabar con la corta trayectoria del museo, una exposición sobre la moda nacional de los últimos 30 años, es decir una nimiez y un mírame el ombligo, y con esto que me disculpen los diseñadores con los que trabajo de manera asidua, pero es que entonces mi armario también es contenido de sumo interés, y ahora lo mejor del plan, enviar el legado histórico a Teruel, porque Teruel también existe.
Ahhhhhhhhh!!

Esta claro, que ser modelo, tiene muchas ventajas, entre ellas la de ser muy tonta para no llegar a entender, por eso si alguien comprende o comparte, que me explique, si no, que se una.
Este es un llamamiento a participar en la recogida de firmas que acabaran en el cubo de algún despacho y a promover la vista a todos aquellos que no lo conocen para apreciar el valor y lo especial del lugar, porque esta que nos lo quitan de la manos.

Os dejo estas paginas, donde encontrareis más información y la posibilidad de adjuntar vuestra firma.
http://www.museodeltraje.mcu.es/
http://www.amigosmuseodeltraje.com/

Si Tita Cervera se encandenó con tacones a los arboles frente a su museo, ¡¡nosotros también!!





















Cota de la Edad Media, coleccion de sombrillas del S.XIX.
















La tendencia del polisón a finales del S.XIX, principios del S.XX. Colección de vestidos pertenecientes a Mariano Fortuny





















Elio Berhanyer en su etapa de los años 60 y en la actualidad rodeado de otros diseñadores nacionales.















Trabajos de restauración y estudio de las piezas por especialistas que atienden a las necesidades.
















Imagen exterior del edificio, solo por disfrutar de su jardín y su cafetería vale la pena llegar hasta allí, luego solo hay que dejar seducirse por sus salas y exposiciones.

7 comentarios:

D.Perfecta dijo...

Me encanta el Museo del Traje. He ido muchas muchas veces. QUé horror!

la casita de wendy dijo...

yo ya he firmado!! que horror, que pena que lo deshagan, con lo precioso que es el museo... es el mejor!!

Marieta dijo...

Yo me enteré hace meses y firmé en su momento. Lo peor es que aún no lo he visitado. ahhhhhhhhhhh

Mayte de la Iglesia dijo...

Yaaaaaaaaaaa!!
a mi me entristece pero sobre todo me indigna porque siento que nos toman el pelo y para una vez que hay un museo interesante, diferente y que hace justicia a la trayectoria de la vestimenta, van y nos lo desmontan.
Unos por jetas (lease la Complutense) y otros por borregos(llamemosles Gobierno).
Marieta: no dejes de visitarlo si tienes oportunidad.
D.perfecta y Casita de Wendy, montemos una acampada!! por cierto, seguro que vosotros habeis colaborado con la donacion de prendas como todos los diseñadores nacionales, empresas como Inditex a la que pertece el Kimono, los vestidos de novias de abuelas y madres...¿No se pueden reclamar por uso indebido? No se merecen guardarlos ni custodiarlos si los piensan relegar al baul de los recuerdos.
Ahi que da eso!! jejjeje

Desideria Madrid dijo...

Me parece increíble. Había oído algo pero no conocía los detalles. Yo también voy a firmar porque realmente lo que necesita este museo es crecer y tener más fondos para poder ir haciendo más cosas.

Bego dijo...

Yo tuve la misma sensación de edificio fantasma la primera vez que lo visité. Luego fui a un encuentro de diseñadores, con Hannibal Laguna, y no seríamos más de diez en el salón de actos. A pesar de todo, era de lo poco que teníamos. Me sumo a tu reclamación: ¿Dónde hay que firmar?
Besos!
Begoña

Mayte de la Iglesia dijo...

Desideria Madrid+Bego:Estoy feliz por vuestra union en la firma de algo tan justo e importante para todos.
Bego se firma a traves de la pagina de amigos del museo, introduces tu D.N.I y nombre...y ya esta!!
Saludosssssssssssss