domingo, 31 de enero de 2010

Encima de saber caminar sobre tacones de infarto, saben leer

No lo vais a creer, pero este cartel no esta extraído de ningún backstage de desfiles, estudio de fotografía o apartamento de modelos. Todavía no hay autoridad suprema que nos impida leer o al menos llevar los libros en el bolso para dar una imagen, si no de chica cultivada, al menos no tan tonta como se espera que seamos.
Ya se, ya se, también se puede tratar de libros infantiles y de "Recorta y Colorea", pero libros son.

Además los libros son más útiles de lo que pueden parecer.
Algunos de ellos, por su tamaño, como arma arrojadiza funcionan de maravilla. Mira, se te pone un tío pesado en el metro, el típico: Perdona, tu eres modelo ¿Verdad?.
Lo primero que me viene a la mente es "¿Te he preguntado yo a ti en que trabajas? Es que ni me lo planteo", pero no te vas a poner borde así porque sí, sonríes, afirmes o niegues no importa, te descubrió antes de venir a preguntar. El caso es que no te va dejar ir porque si. Tras el intercambio de cuatro palabras, ahora toca el: vives aquí, te gusta la ciudad, conoces tal bar, si te apetece podemos ir....
Y es ahí, a falta de 3 segundos para que llegue el metro, el momento en el que debes estrellarle el libro en toda la cabeza y salir corriendo.
Los libros como paraban de no estoy para nadie y no quiero ver a nadie también cumplen.
¿Alguna vez habéis tenido la sensación de que la gente os observa? No es que seamos unas paranoicas obsesas creyendo ser el centro de atención (porque de acuerdo, hay algun@s que cuando no lo son, se lo montan) pero la gente, en general, mira y a veces puede resultar incluso molesto sentir tantos ojos sobre ti en espacios públicos. Sobre todo en esos momentos sin maquillaje y tacones. Cuesta sentirse radiografiada.

Así que te coges tu libro, te encierras en él enfrascada en la lectura, lo subes y acercas lo suficiente como para que tu campo de visión no supere el formato y adiós muy buenas.
Si no los ves, nadie te mira.

Pero en realidad, para lo que las modelos utilizamos los libros, cuanto mayores y más pesados, mejor, es para aprender a desfilar.
Que no lo niegue nadie. La enciclopedia Espasa, el Diccionario de Sinónimos/Antónimos de la RAE y el libro de acontecimientos del S.XX no los hemos abierto, ni intención que llevamos.
Esos libros no han nacido para meter sus contenidos en nuestras cabecitas hiper lacadas, NO, lo han hecho para llevarlos sobre las mismas y aprender a mantener el equilibrio....(jejejej...)

El periódico La Razón, los jueves dedica una amplia sección al planeta Libros y sus autores, y en una mini apartado escoge a alguien del panorama nacional para que cuente sobre que lectura se trae entre manos. Este último, me toco a mi.

Por suerte, para quedar como una cultureta de pro me pillaron con un Murakami (aunque el Sr.Q opine que es de ser un demodé), "Sauce ciego, Mujer dormida", porque también podría haber estado leyendo Manolito Gafotas (si, que pasa, son buenísimos) o uno de Marian Keyes (van fenomenal para épocas de estados anímicos bajos o lugares con mucha arena, sol y capirinhas).

Además con anécdota del propio día en que me preguntaron. Iba por la calle y yo que no soy nada de entablar conversaciones con extraños, ya sabéis se juegan acabar con el lomo de un libro marcado entre ceja y ceja, un chico, un Hare Krisna camuflado bajo un plumífero, me pregunta algo. El caso es que acabo con un libro de "Cocina Natural sin Karma" con muchas recetas interesantes y no me vino otra cosa a la mente que comentarlo.

Todavía no estoy experimentando con su contenido, pero no pinta mal. También existe un ranking internacional de los "Book: Top Five Models". Es que "Ten" hubiesen sido demasiados.

Claro, claro, la gente habla, comenta, recomienda y al final hay libros que ves rondando los espacios de trabajo día si, día también.

Encabeza la lista "Los Pilares de la Tierra". Inocente de mi como todo el mundo hablaba tan bien me puse a ello y ains que dolor, coñazo de libro (Lo siento, no tengo otra palabra).

Le sigue "El Código Da Vinci". Siiiiiii, no reneguéis, muchos lo hemos leído y a los que nos pilló esa época por París tuvo su extra de gracia en busca de los lugares donde transcurría la acción.

El tercero, Memorias de una Geisha. Este era el favorito de las chicas, las historias de amor imposible nos pierden.

Cuartos: La saga Stieg Larsson. Con estos todavía no he comenzado, esperaré a que pase el boom, con lo cual estoy de out total cuando se ponen a desgranar y debatir sobre el contenido.

Y por último, La Sombra del Viento. Muy entretenido para aeropuertos y descansos entre foto y foto.

Pero para que comprobéis lo mucho que nos gusta leer al modeleo, os dejo con esta foto de Bruce Weber para V Magazine que lo ilustra mejor que nada.

miércoles, 27 de enero de 2010

Moda y modas de Modelas

Modelos que van y vienen por la pasarela, espectros de quien son realmente, de como visten y sienten la ropa. Son quien han de ser.


Después de los tacones y las prendas imponentes, están ellas, las chicas que trabajan como modelo, con sus outfits diarios, con las maletas al punto de estallar con, si no las pertenencias más valiosas, si con los últimos caprichos de la temporada, las piezas halladas en el destino anterior, el pingo de turno para salir al paso de una situación inesperada, unas bermudas de verano en pleno invierno porque el siguiente avión aterriza en el Caribe, la camiseta de regalo de un desfile que no es su talla y regalaran a la vuelta a alguna de sus hermanas/amigas/vecinas, el bolso fetiche para ir de castings en el que cabe el campamento Gi-Joe al completo y además, muchos "porsiacas": Por si acaso me fugo un finde a esquiar, por si me invitan a un yatazo, por si me entra la vena preppy y me olvido del grunchismo-rockanrrolero genérico......


Conclusión, las modelos tienen un estilo único, primero porque absorben información de manera previa incluso antes de llegar esta a difundirse, han de mezclar infinidad de prendas de manera diversa para no agotarse del contenido de la socorrida maleta que contiene un poco de todo y por último, porque a esas edades y con esos cuerpos, como dice un amigo, se enrollan una cortina y están ¡¡Diviiiiiiinaaaasss!!

Esta baby face polaca, de la cual no recuerdo su nombre estuvo por España el pasado verano en el que era su primer viaje internacional.
Ya se sabe, comenzar por mercados que están muy bien, como el nacional, antes de dar el salto a París o Milán, son básicos para ir haciendo un buen book.

Me encantó su propuesta de mezclas para una tarde cualquiera del caluroso julio madrileño.
Chaleco de piel sobre camiseta estampada junto a un peto de rayas y leggins en print leopardo en tonos azules y grises. Como toque de color, pendientes en bolas naranjas y unas Converse customizadas por ella misma bicolores, amarillas y naranjas (siento que no se vean, pero no las olvido).

Godelive, la reina del "Imposible pasar desapercibida".
Aunque no calce tacones (tampoco se corta con el tema, es más, debe ¡Tu y yo sabemos porque!), su metro ochenta y mucho, sumado al peinado afro (Con extensiones estas guapa pero con tu pelo eras la caña) y unas piernas kilométricas a las que adornar con unos mini shorts vaqueros o un trozo de tela, llámese falda, hacen de ella un blanco fácil.

Aunque también la he visto con deportivas (¿Recuerdas aquel verano por las galicias? La gente se apartaba para dejarte pasar) y comprando vestidos "ala delta", o baby doll como se suelen llamar, por Londres y la deducción es evidente:
No es lo que lleves sino quien lo lleva.

Nell, quien podría ser la hija de Julian Moore, reside en N.Y (es un pisado de infarto regalo de papa y mama.... Las hay con suerte...jejjje) pero es originaria de Luisiana y como casi todas las americanas cosmopolitas se decanta por unos buenos básicos (aquel día llevaba una gabardina mostaza ribeteada en negro preciosa) pero siempre con un toque muy personal.

Arantxa es por excelencia mi chica "very personal style", una Annie Hall actual. Nos repro-encantamos vistiendo pero somos tan dispares escogiendo prendas como hombres en nuestras vidas (jajjajaj....nunca discutiremos por ello, verdad?) aunque tenemos bastantes trapos en común en nuestros armarios. Buenos hallazgos que nos hemos transmitido, eso si, evitamos coincidir vestidas de uniforme, porque la verdad es que podríamos si antes no nos diésemos aviso de "me pongo tal blusa".

Por suerte los años en los que las modelos hicimos de los vaqueros y las camisetas nuestro uniforme de currantas han pasado a la historia, llenando los backstages de personalidad y nuevas propuestas estilísticas.
Y vosotros ¿Con que era o estilo os quedáis?

domingo, 24 de enero de 2010

Una de potingues y artimañas para estar bella

O al menos intentarlo.

Cuantos más años van pasando más segura estoy de ello. Los estados de la belleza son espectrales es decir pasan por etapas pero lo que es evidente es que desde fuera eres lo que hay por dentro.

Anónimo, el 29 de julio pasado, dejaba una ristra de preguntas sobre que se acumula en los estantes del baño, en el neceser de viaje, que productos utilizan para cuidarse, pequeños trucos y de ahí derivaba a querer saber que hay en el frigorífico de una modelo.

Por el momento, nos quedamos en la sección belleza y todo se andará para hacer un post de investigación basado en neveras reales (lo van a alucinar mis amigas el día que aborde sus cocinas fotografiándolas).

Al principio sufres el típico trastorno en el que quieres adquirir todos los productos nuevos que vas conociendo en cada trabajo. Una crema regeneradora que deja el cutis aterciopelado, una base pre-maquillaje con partículas iridiscentes que hace que tu piel se vea espectacular, un autobronceador efecto flash que al segundo de aplicarlo parece que acabas de llegar del Congo....

Como en todo, con el tiempo aprendes a ser práctica y te olvidas de tanto milagro, que por otro lado son muy efectivos, pero tienen poca cabida en un neceser y una maleta ya de por si hasta los topes y te dedicas a buscar buenos "básicos" (como con el armario) que suplan nuestras necesidades diarias. La mismas que cualquier otra mujer.

Cualquier especialista os inducirá a unos rituales muy básicos que consisten, en limpieza, hidratación, protección y reparación.

Mis jornadas comienzan con la crema hidratante Embryolisse, un producto de farmacia, baratísimo, por el momento solo disponible en Francia y con el cual hemos de traficar ya que cada persona que lo prueba te pide por favor que le traigas un tubo. Esta crema es el producto estrella de los backstages de la fashion week parisina. Calma y nutre, deja la piel perfecta para iniciar el maquillaje y no existe reacción alérgica alguna.
Al no llevar protección solar, cuando me acuerdo me aplico una de factor 15.

Por supuesto, contorno de ojos, pese a que no lo aplico tal y como me explicaron que debía hacerlo, aun así, es muy efectivo. Se trata de Eye Balm de Skinceuticals.

En los labios vaselina de sabores (me encantan....) y lista.

¿Un truco? El nuevo serum Prevage de Elisabeth Arden, para cuando mi piel pide a gritos ayuda.
Pronto se comercializará en España. No dejéis de probarlo, os encantará.

Otro cantar son las vueltas a casa tras una jornada de trabajo.

Además tengo la manía de marcharme con las pinturas de guerra colocadas, no es que los maquilladores no tengan productos excepcionales para retirarlas pero ¿Y lo mona que te vas a casa? ¿Que necesidad de pasar ahora que estas estupenda al Frankenstein en que te quedas?
Mejor reservar ese momento para el ámbito privado.

Lo primero, desmaquillar ojos. Con Huile Confort de Chanel no hay sombra o máscara de pestañas que se resista. Para continuar con un limpiador facial y el tónico (o lo que es lo mismo, la prueba del algodón) a los cuales, para que voy a mentir, no les soy nada fiel. Igual me gustan las leches desmaquillantes, que los muses jabonosos o las texturas acuosas.

Para hidratar The Skincare Night (Recharge) de Shiseido, a la que enriquezco con unas gotitas de aceite de rosa mosqueta.

Y por último cuando la piel la tengo un tanto castigada opto por geles refrescantes de Aloe Vera (si estuviese en casa, mi madre me aplicaría la carne de la planta directamente) o bien me embadurno con Eight Hours de Elisabeth Arden, el cual también va fenomenal para los viajes de larga distancia en avión donde la falta de humedad no puede ser peor para la piel.

En productos corporales no hay quien me saque de los mismos, además de manera rutinaria y mecánica.

En la ducha, un buen exfoliante como el de Clinique que además no me corto y utilizo también en el rostro mientras dejo actuar sobre el pelo un acondicionador capaz de reparar mis pelillos maltratados y que al retirarlo no lo deje con una aspecto excesivamente lacio y graso.

Para frenar ese amigo de las mujeres llamado celulitis, Celluli Intense Peel de Biotherm, continuo con un con una buena crema hidratante, Lipikar de La Roche Posay, a la que le añado parte de aceite corporal ya que esta piel de lagartija pide agentes nutritivos sin parar (para casos extremos: Badger, un bálsamo de miel, lavanda y rosa de venta en Whole Foods Market, un super bio americano) y por último mi desodorante favorito, Acqua di Parma.


Tras una jornada intensa de sesión, pruebas de ropa o horas de vuelo, masaje en las piernas con Seve Aroma Drainant de Sanoflore. Un producto al cual están enganchadas la mayoría de redactoras de moda y belleza de las revistas.
Todo lo anterior en versión maxi, para el día a día y viajes de larga distancia pero para esas escapadas fugaces, viajes repentinos, controles de seguridad en aeropuertos y demás urgencias:
El mini-neceser con un poco de todo.

Es más, no faltan las sales para un baño relajante, los serum de emergencia, maquinillas de afeitar, tiritas....y productos con dominación de origen diversa: uno escrito en árabe, otros en alfabeto cirílico.....
¡¡Ah!! y como me gusten los productos que tienen en el hotel, que no os quepa duda, me presento en recepción a pedirles unos cuantos.

video

SECCIÓN TRUCOS

Que mundo este de los trucos caseros.
Por norma general no soy muy de pequeños remedios para grandes males pero si es cierto que más de una vez ha habido que improvisar y pedir que te suban a la habitación una botellita de aceite de oliva para utilizarlo como desmaquillador, un platito con sal para exfoliarte y te suben un salero, directamente, o un poco de lavavajillas para conseguir retirar el producto capilar, una especie de cera, que ha decidido permanecer contigo para toda la vida y si no es con un antigrasas no hay manera de hacerlo pasar a mejor vida...donde sea, pero no contigo.

En cambio en mi juventud si que experimentamos todo y más gracias a una de mis mejores amigas con la que creíamos haber encontrado los elixires de la juventud y un fantástico crece tetas, que a la vista esta, nunca dio resultados.

En el vídeo (no se de quien es esa voz, pero por Dior, no me aguanto....¡Necesito que me doblen!) el momento magistral de nuestra agua de rosas, aunque también hubiese estado bien contar aquel día con la batidora de cocina en mano mezclando agua y aceite a ver si nos salía bodymilk. 
¡¡Unas estrellas de la cosmética!!

miércoles, 20 de enero de 2010

Premios a la Belleza


Cada año, desde hace 22, la revista Telva premia los productos de belleza escogidos por un estupendo jurado de periodistas especializadas y para celebrarlo nada mejor que reunir a las firmas galardonadas junto a un buen grupo de amigos.

Este año de la mano de la actriz Manuela Velasco han recibido: Genefique de Lancome (Tratamiento), Turaround Body Smoothing Cream de Clinique (Cuerpo), Linea UNE Natural Beauty (Pelo), Línea Lancaster Sun Sport (Sol), Essence de Narciso Rodriguez (Perfume Mujer), CH Men de Carolina Herrera (Perfume Hombre), Línea Corporal de Granada de Weleda (Relación Calidad-Precio), Definity Colour Enhacer de Olay(Producto más práctico), Innoa de L´Oreal Professionnel (Más innovador), Hydra Energetic Eye Roll-on Men Expert de L´Oreal París, y por último una nueva categoría (Instituto en casa) para Sistema IPL de IPulse.



La celebración, de lo más coqueta. Merienda en el Hotel Palace a las seis de la tarde. Una hora un poco más tradicional con los hábitos nacionales y perfecta para disfrutar de la tarde llegando a casa antes que Cenicienta. Lo cual he de agradecer enormemente porque estos días están resultando, cuanto menos, moviditos.


El único inconveniente....¿Que me pongo? Es de tarde, así que ni muy "arreglá" ni del todo informal, se trata de una celebración. Ni de invierno esquimal por frío que haga, porque además dicha temporada esta descatalogada y de rebajas, pero por otro lado y aunque las ganas pueden, vestir de primavera puede ser aventurarse en tierras pantanosas.

Menos mal que siempre están los y las estilosas que no defraudan.













Como no, Carmen Lomana.
En serio ¿La habéis visto en alguna ocasión que no este sencillamente perfecta?
Para mi la perfección no solo es cuestión de llevar un vestido bonito, mejor patronado o de una firma determinada, sino que este sea fiel a tu personalidad, al tiempo que se adecua a la situación. ¿Y es o no es ella la reina en estos menesteres?
Desde ya, me autoproclamo como opción a ser aquella persona a quien si quiere puede legar su armario.
Carmen, utilizamos la misma talla.
Para colmo, al acercarme a saludarla me percato que se ha apuntado al Arts & Crafts con unos broches en fieltro de toque colorista y naïf, realizados a mano por una amiga.
¡¡Única!! Otra se los enchufa y en vez de aportarle ese punto jugueton te da la sensación de que mejor, se los debería haber olvidado en casa.













Mi siguiente favorita, Mercedes Domecq (actual Directora General de Comunicación del grupo Inditex). La reina de la sencillez.

Nunca la veréis con un complemento de más ni un gramo de maquillaje, en cambio desprende elegancia por los cuatro costados y encima nos lo demuestra tal que así, sin quemar la tarjeta gracias a Zara.

La camiseta marinera de rayas con hombreras bordadas va a volar de las perchas, he visto estirones en la tienda del aeropuerto. Si la queréis, no dudéis es pasaros, mejor hoy, que mañana.

A la derecha Jesús García de Cosmopolitan TV. ¿Que pensabais, que solo habían chicas con clase?

Cuando lo he visto he tardado 3 segundo en reconocerle. ¡Cambio de pelo! pero lo que más me ha gustado ha sido la mezcla osada (¿Porque no habré sacado los pantalones? Unos baggies preciosos) de prendas y colores que a mi entender no podían estar más a tono con la tarde de "ni pa ti ni pa mi" huyendo del clásico traje chaqueta comodín.

Lo mejor, el sitting (Ese arte que puede arruinarte la velada como te hayan adjudicado un mala mesa) ¡¡¡Libre!!! Siéntese con quien quiera (o donde pueda, como castigo a los tardones) y a disfrutar.

Lo siguiente mejor, haberme encontrado con LouLou, la bloguer becaria de Telva.com.

Y lo mejor de lo mejor, marcharte a casa con un super bolso repleto de los productos premiados. ¡¡Próximo finde declarado como conejillo de indias!!

domingo, 17 de enero de 2010

Very Best Friends

A Mary Bonita del blog "Y en el último trago nos vamos" le interesa conocer que tal nos llevamos las "modelas" con las compañeras de profesión y la verdad es que es un tema que tiene su miga, sobre todo si pensamos en las grandes tragicomedias que se van contando por ahí entre unas y otras, que si Lara Stone lanzó a una por las escaleras en el show de Chanel porque le estaba robando protagonismo en unas fotos, que si la Campbell se zurró con una don nadie en un backstage porque le había pegado un cambiazo de zapatos, otras, a estirones de pelo por disputas sobre novios....Cuantas historietas y todas ellas reales.

La realidad suele superar la ficción pero al mismo tiempo es mucho más amplia que lo que se da a conocer.
Hacer buenas y grandes amigas dentro de la profesión es menos complicado de lo que puede parecer a primera vista. Además surgen de manera espontánea y cuando menos lo esperas.
En ocasiones acabas siendo very best friend de quien menos imaginas, ya se sabe: alguien con una personalidad dispar a ti, puede que hayas tenido un pequeño encontronazo anterior o simplemente no ha existido la oportunidad de hablar con esa persona más allá de un hola y adiós.
Hasta que por casualidades de la vida te encuentras en un trabajo, o de viaje, residiendo en el mismo apartamento y conoces a una de tantas grandes amigas que harás durante estos años de profesión.

Por norma general, suele haber una mayor afinidad entre las chicas de los mismos países, aunque algunas, como las rusas, nunca llegan a considerarse grandes amigas sino amigas/rivales.

Que le vamos a hacer, tienen clarísimo que es una competición a corto plazo y perder el tiempo dándole al paliqueo nocturno solo conlleva ojeras y las reuniones-cenorras , igual a kilos de más. Ellas se lo pierden.
Yo, en el fondo y de manera consciente, no se que hubiera sido de mi sin ellas (sin las amigas, no son las rusas), si hubiese podido residir durante tanto tiempo en tan dispares países, si no hubiese caído en un rutina reincidente entre castings y trabajos acabando por mermar mi salud mental o si los días que me entraba toda la cólera del mundo contra las agencias no hubiese tenido que lamentar haberles tirado un muro abajo en vez de plantarme en casa de alguna de ellas a contarles historias para no dormir.

Lo se y muchas veces me lo he dicho a mi misma: Este trabajo es cojonudo. Aprendes mucho sobre la vida, te llevas contigo mil recuerdos y experiencias, pero sobre todo grandes amigas.....Que si no hubiese sido por este trabajo ya me diréis como las iba a conocer si somos cada una de nuestra tierra y nuestra casa.

A todas, BESAZOS.

(¡¡Que se que seguís el blog!!)

miércoles, 13 de enero de 2010

Parecidos ¿Razonables?

Vosotros ¿A quién os parecéis?
Seguro que en alguna ocasión os han comentado, que de perfil, cuando sonreís, vuestra expresión, vestidos con tal prenda....sois clavaditos a alguien.
Puede ser al primo de un amigo, a un vecino o a algún personaje conocido.

En mi caso, aunque yo no lo creo en absoluto por mucho que se empeñen, me disfracen, lo comente Andrea de Diario de una Estilista y lo repita hasta el portero, es Audrey Hepburn.

Ya se, ya se, reencarnarte en un icono es fácil o al menos eso parece con todas esas caras populares caracterizadas como la actriz, pero que te lo diga hasta la familia de la mismísima, da que pensar.
Aun así, yo no lo veo...hasta que me reconvierten.
























La primera ocasión para ser Audrey Hepburn por un día, fue debido a una editorial para el Elle Alemán en la que rendían tributo a la colección de la firma Givenchy para ese invierno.
Por aquel entonces que no había visto ni sola de sus míticas película (no, no me miréis así, ser una lerda en materia cinéfila no es pecado) me tuve que pegar un atracón de infarto hasta llegar a idolatrar y odiar, a partes igual, sus películas para así conseguir, según el fotógrafo, desprender tanto encanto como ella.

Honestamente, me encanta cuando pretenden que te empapes tanto del personaje hasta creer que lo eres pero....¡Señores, somos modelos, no actrices! Aunque algunas con el tiempo desarrollen esa faceta.

La sesión fue estupenda, sorprendidos (a medias, París en junio es como en febrero: La misma cantidad de lluvia) porque nos cayó encima toda el agua del cielo en la primera foto pese a que hacía una temperatura bochornosa. Nos dedicamos a disparar intermitentemente cuando las nubes lo permitían: Ahora todos debajo de un paraguas-sombrilla, ahora corre-retoca-posa que tenemos 5 minutos. Eso con cada cambio.
Cada vez estábamos más animados, porque había resbalones, montañas de japoneses que nos rodeaban disparando multitud de instantáneas, el equipo parecía abducido por Disneyland bajo su impermeable amarillo....Hasta que llegó el momento cumbre con la raja del abrigo negro. Al hacer tanto calor y ser una producción de invierno en verano, el estilista decidió que solo me pondría la prendas necesarias, así que jersey, botas y abrigo. Pero resultó que el abrigo tenía una raja que llegaba hasta casi la cintura con lo cual cuando caminaba se abría complemente. Mientras, el público alrededor me veía el culo. Lo mejor es que no nos dimos cuenta hasta que fuimos de vuelta a por el siguiente cambio cuando al cruzar un paso de cebra pasé delante dejando atrás al resto y los oí gritar, reír, correr para taparme.
Cosas que pasan......






















Si con una no había sido suficiente, otra revista alemana al poco tiempo decidía que esta vez sería ella pero en el papel de Holly Golightly
Gato rosa incluido.
























Esta vez, basándose en fotogramas de la película Desayuno con Diamantes se disparaba una editorial de lencería .
Para los temas de ropa interior en revistas de moda siempre se trata de componer una historia por aquello de la escasez de ropa aportando un hilo conductor.
Como no, tuve que remirar la película.





























Y mentalizarme para trabajar con un gato.

Los gatos me encantan pero son tan independientes, autosuficientes y pasotas en general que hacer fotos con uno de ellos y pretender que sonría a la cámara o no ataque el contenido del frigorífico, sobre todo si asoman por allí unas lochas de jamón, es imposible.

Al final con paciencia, y algunas drogas porque el gato pasó de estar hiperactivo curioseando la casa a quedar muerto allí donde lo dejabas (me lo ponían encima para que anduviese por la espalda y el animalillo se colocaba en el cuello a modo de estola), salió todo fenomenal. De recuerdo, unos cuanto arañazos de nada






















También han habido catálogos y desfiles pretendiendo ser ella.
Pero sinceramente, Audrey fue única, siempre lo seguirá siendo....por mucho que me maquillen como ella....jejejej o lo digan mis vecinos.
Y vosotros ¿A quién os dicen que os parecéis?

domingo, 10 de enero de 2010

La democracia del Street Style

Las tendencias marcadas desde la pasarela llegan a la calle.
Bien lo sabe, Ramiro E, fotógrafo captador de todas ellas y que muestra desde I Blog Ramiro E, para la página web de la revista YoDona.

Ayer la edición impresa y a cargo de la Directora de Moda de la publicación, Natalia Bengoechea, conjuntamente daban muestra de ello. El ponía las fotos, ella las relacionaba y extraía el vinculo entre la pasarela y la calle.

¡¡Y sorpresa!!
Moi, captada recientemente por las calles de París, camuflada para pasar desapercibida ante el frío, abriendo el reportaje. 

Nos encontramos de casualidad. Ramiro estaba en París por motivos de trabajo, visitar la feria de fotografía, y aprovechó para hacer unas cuantas fotos capturando el charme de las parisinas cuando nos cruzamos por Le Marais, yo acompañada por una extensa tribu de producción.

Parece mentira pero esto es algo que me ocurre a menudo. Estar en cualquier rincón del planeta y encontrar a gente conocida. Puede ser en un hotel remoto de la República Dominicana, un café en Berlín, el paso de cebra de una calle más en Londres.... Que de pronto aparece quien menos espero. Cosas que pasan, cosas estupendas. 

La casualidad tiene sus efectos negativos, es decir, que te pillen sin un gramo de maquillaje luciendo ojeras como pocas saben y más si es en mi ciudad favorita, en la cual me someten, y yo que me dejo, a una agenda de infierno, entre amigos, trabajo, tiendas, cines, bistrots y demás.

Por suerte, me pilló en un día animado, estilísticamente hablando..... Aunque para contar toda la verdad esa misma semana me pararon dos revistas más, una de ellas japonesa y otra finlandesa. No recuerdo lo que metí en aquella maleta pero a fuerza de mezclar salieron looks airosos.

En esta foto concretamente: Abrigo de pelo Antonio Pernas (deberíais verlo cuando se moja bajo la lluvia, de pronto parezco un chucho. Eso si un chucho estiloso) , jersey Paul&Joe (lo compré en la sección de hombres, me encanta que las mangas lleguen hasta la muñeca, no como con la ropa de mujer que me quedan por el codo), rebeca a modo de bufanda Sita Murt (a eso lo llamo calidad), falda estampada Versace (del año cataplun, rescatada del armario ochentero de mi madre. Una joya desperdigada por medio planeta a fuerza de enviar en Acciones Solidarias aquello que pensó que nunca más utilizaría. De pensarlo me entran unas ganas de cogerla por el cuello...mmm...), sombrero Uterqüe (si se pierde, me da un colapso), bolso Zara (Y no, no es el de Valentino, como pensaba más de una en algún café mientras lo miraba con recelo) y botas Juan Antonio Lopez (no se ven, pero son de piel cobre. Preciosas y comodísimas. Este hombre hace unos zapatos por los que muero).

¿Que os ha parecido la mezcla?
¿Que opináis sobre el concepto de moda que proviene de la calle? 

Aprovechando que nos adentramos en el mundo street style bloguero he recibido varios mails animándome a crear uno.
¿Vosotros que opináis?  

miércoles, 6 de enero de 2010

domingo, 3 de enero de 2010

Trabajando ¿De que?

Pues de modelo. ¿Pero en que?
Algunos de vosotros habéis dejado comentarios o pedido personalmente que cuente en que puede consistir la carrera y a que tipos de trabajos se puede acceder siendo modelo.

Entiendo que desde fuera pueda parecer una afición sin mucha relevancia con la que rellenar huecos de tiempo y el bolsillo, para niños y niñas hedonistas que pasan las horas mirándose al espejo dándose besos a si mismos y pavoneando entre los colegas con el tipico: "es que soy modelo", pero nada más alejado de la realidad, esto es un trabajo con todas las letras y al que no le parezca que pruebe (y si lo consigue, luego venga y explique)

En cualquier carrera como modelo existen diversos tipos de trabajos. Básicamente: Editoriales, campañas, desfiles y publicidad en TV, los de mayor vistosidad, pero también se pueden requerir modelos para promociones, ventas de colección (showrooms), pruebas o simplemente para colocar uno ahí mismo porque quedan bonitos.
Las editoriales son publicaciones en revistas del sector donde se proponen estilismos basados en las tendencias de cada temporada con ropa de diferentes firmas.

Suele ser la propia revista, representada en la figura del Director Jefe de Moda, junto al fotógrafo quienes escogen a los protagonistas que pondrán cara al perfil de lector que sigue la revista en versión modelo.

Hacer editoriales es archi necesario para tener lo que se considera un "buen" book, ya que éstas imágenes irán conformando tu curriculum visual en el que futuros clientes buscaran referencias para encontrar a la próxima protagonista de su desfile, campaña, portada o editorial.

Por un lado tienen esa gran relevancia, ya son el lugar idóneo para lanzar toda la capacidad creativa del equipo donde hacen algo realmente arriesgado y novedoso, podrás descubrir nuevas facetas de ti mismo y además cuando se publican se convierten en algo tangible por lo que obligar a familiares, amigos y vecinos a adquirir. De pronto existe la prueba: Tu hija, amiga o vecina es modelo.
Es que si no, ¿como justificarlo?
Bueno, eso esta realmente bien a todos los niveles, pero ser una cara proeditorial día tras día tiene sus consecuencias negativas y es que te encasillen, con la consecuente ruina que ello puede suponer ya que las editoriales no son precisamente, pese a la relevancia que tienen, lo que mejor se paga.
Las campañas de publicidad unidas al catálogo de una marca consisten en un compendio de imágenes destinadas a anunciar la firma en diferentes formatos a lo largo de una temporada.

Ser la cara de una de ellas, dependiendo de la relevancia de la casa en si, puede suponer un contrato de responsabilidades y exclusividad a lo largo del tiempo acordado.
Como no, todo eso tiene un precio. Habitualmente se llegan a acuerdos de uso y explotación de la imagen.

Ser la reina del catálogo (si es en Miami o Alemania, mejor que mejor) pese a lo que diga en los corrillos de la moda y se hable de una carrera poco prolífica, quien pueda serlo, le recomiendo que lo disfrute. Hasta el momento (ahora ya no hay dinero para tanta producción a lo bestia. Estamos en tiempos de ser comedidos) se iba de viaje a las más dispares localizaciones, si gustabas repetías con la empresa y las relaciones se afianzan lo suficiente que nunca sabes que papel acabaras desempeñando para la empresa. (Bueno, de esto último no hay muchos casos, pero si hay gente que ha acabado siendo jefa de prensa o director de producto ya que conocen todos los entresijos).
Los desfiles. Todo el mundo que quiere ser modelo desea ser lo de pasarela.

Yo se el porque. Es tan sencillo como que los desfiles son adictivos, intensos, variables, reinventivos, sobre actuados, dejas de ser tu para ser mil. Un cuerpo en movimiento expresa todo y más en apenas unos metros de pasarela. Además tienen la importancia, sobre todo en las grandes pasarelas del mundo, de otorgar el quien eres y lo que vales en base a la cantidad de ellos realizados a lo largo de tu carrera. No importa si ganas fortunas haciendo catálogos, si eres la chica de los anuncios más cotizados de la televisión o si no hay revista en la que no salga tu rostro impreso, ser maniquí de pasarela es ser modelo de pies a la cabeza.
Y punto pelota.

A caso cuando dices que eres modelo ¿no te pide todo el mundo que desfiles para ellos?
Que pesaditos...eh...vamos a ver, que ni las calles ni los bares están hechos para contonearse.

video
Protagonista en publicidad. Ser la chica del anuncio de fregonas tiene lo suyo, sobre todo cuando vas al supermercado, pero puede que ello sea motivo de veto para muchos otros trabajos, entre otras cosas porque las características físicas puede que sean de lo más comunes. De hecho la altura unida a la delgadez en cámara no siempre son resultonas.

Grabar anuncios suele ser lo más complejo, debido al acting y lo más duro porque los rodajes se eternizan con cientos de tomas y planos, repetidos hasta la saciedad (no veáis lo que puede ser beber 80 veces o comerte 30 onzas de chocolate, por mucho que te guste) pero también es interesante descubrir los secretos y trucos de la publicidad: Lo que creemos ver como chocolate fundente suele ser una masa de otro material completamente distinto, los hielos son de cristal, las gotas sobre las botellas se crean con glicerina, en tomas como el anuncio de Schweppes tras cada toma cambiaban para rellenar y limpiar la botella de huellas dactilares y restos de crema labial......Pequeños detalles que se deben cuidar mucho.

Así que ya sabéis a que tipos, al menos basicamente, podéis acceder los interesados.
En próximos capítulos, más.